Andrés Calamaro: verdad comprometida

Andrés Calamaro: verdad comprometida
En el video musical de ‘Verdades afiladas’, dirigido por Diego Salpurido, el músico bonaerense Andrés Calamar

Andrés Calamaro se siente acorralado por verdades que le causan heridas a su alma, a sus recuerdos y a su presente inmediato. Este veterano artista, con más de 40 años de carrera rítmica, también sopesa el valor que tiene la verdad en esta sociedad cínica.

No se preocupe el lector; el cantautor argentino goza de buena salud, se trata de los temas que desarrolla en Verdades afiladas, el nuevo material de una de las figuras esenciales del rock en español.

Verdades afiladas” es la punta de lanza de su álbum Cargar la suerte, un disco en el que predominan dos guitarras, batería, bajo, teclados tradicionales y arreglos de alto calibre.

A los 8 años de edad recibió un regalo que transformó a Andrés Calamaro Massel (Buenos Aires, 1961): su primer instrumento musical, un bandoneón; luego vendrían la guitarra eléctrica y el piano.



Conciencia y cultura

En estos tiempos de comunicaciones inmediatas y de redes sociales, hay de sobra noticias falsas por doquier. ¿Cómo defender la verdad en esta realidad?

“La verdad es solamente una palabra. La verdad y la honestidad no necesitan defensa: ni como palabras ni como principios. Aprecio mucho una buena conversación, pero no encuentro necesario discutir por nada, tampoco soy ajeno a debates políticos o estéticos”.

Internet, admite, soluciona bastantes aspectos de la vida cotidiana de la gente. “En las grabaciones, la producción, el intercambio creativo, el ocio portátil. No vamos a retroceder en el tiempo para vivir sin internet. Como foro de discusión no me parece particularmente atractivo, pero funciona las 24 horas por día”.

¿Cuáles verdades que lastiman son las principales en la vida de un cantautor?

“Hay distintos escenarios de verdades en la vida de todos. Un cantautor está comprometido con la verdad y la conciencia, pero la cultura popular está comprometida con el pueblo y sus ilusiones, su rabia, su alegría, sus miedos, la soledad. Y la muerte”.

Hoy, a los 57 años, es uno de los cantautores más relevantes de la escena iberoamericana gracias a discos emblemáticos como ‘Alta suciedad’ (1997), ‘El palacio de las flores’ (2006) y ‘On the rock’ (2010).





Taxista

El video de Verdades afiladas es un homenaje a Travis Bickle (Robert DeNiro), el personaje emblemático del drama criminal Taxi Driver (1976), el clásico de Martin Scorsese.

¿En qué medida los cantautores, como el taxista de su video, son oidores de verdades y mentiras de otros?

“El taxista del director Martin Scorsese es un combatiente que sufre de insomnio; el impacto con sus verdades lo convierten en el taxista afilado y vengador. Pero todo termina bien. Igual que antes. El taxista psicoanalista, también conocido como chofer de Uber o remisero, es una institución en Argentina. Vínculos que pueden permanecer varios años”.

¿Cuáles son las principales verdades en las que el ser humano está atrapado?

“Prefiero no pensarlo, son todas malas noticias. Discúlpeme si la pregunta me toca en una fibra sensible. Es una pregunta demasiado grande y grave. Prefiero si hablamos de boxeo o música [ríe]”.

Motivos

¿Piensa que hay razones o situaciones en las que mentir hace menos daño que decir la verdad?

“Prefiero no confesar mis pecados. Solo se me ocurren cuestiones que podrían comprometer a terceros o al honor de alguien. Al pueblo ya nos mienten demasiado, las mentiras importan tanto como las espadas, históricamente”.

¿El amor y el desamor son verdades afiladas?

“No soy una persona espiritual. Prefiero manejarme en otro nivel de verdades más ‘intelectuales’, si me permite usted el alarde. Hay muchos motivos para escribir, prosa o rimas. El deseo, de escribir, siempre es un motivo válido y noble. Escribir primero y pensar después”.

Edición Impresa