Cine y más Cine y más

29 may El musical ‘Jesucristo SuperStar’, la rebeldía del héroe

Actores, productores y el director de ‘Jesucristo SuperStar’ comparten cuáles son para ellos los mensajes de esta obra de Andrew Lloyd Webber y Tim Rice.

Este vibrante y libertario musical, dirigido por Aaron Zebede, se presenta en el Teatro Nacional (San Felipe) del 1 al 7 de junio.

Temas:

Un ensayo del musical 'Jesucristo SuperStar'. Un ensayo del musical 'Jesucristo SuperStar'.
Un ensayo del musical 'Jesucristo SuperStar'. LA PRENSA/Jazmín Saldaña

Leonte Bordanea opina que Jesucristo SuperStar, que se presenta en el Teatro Nacional del 1 al 7 de junio, tiene dos contextos claros.

Por un lado, está su costado religioso: “cuenta la historia de un hombre y su entrega por un ser divino y demostrar al mundo hasta dónde estaba dispuesto a llegar para hacerlos creer en ese poder”, resalta quien encarna a Jesús en esta puesta en escena producida por Janelle Davidson y Gina Cochez.

El otro punto, dice Bordanea, es la parte social de esta pieza de Andrew Lloyd Webber y Tim Rice: “El poder calla al pueblo y acaba con su líder. Esta historia es la de muchos otros, salvando las distancias, como Ghandi, Malcom X, Che Guevara, John Lenon, etc. Todo el que atente contra el sistema establecido recibirá como castigo la muerte”.

De acuerdo con Randy Domínguez, cuya misión es ser Poncio Pilatos, se trata de la “doctrina cristiana adaptada a la velocidad del mundo actual. Jesús como un fenómeno pop. La fama y todo lo que se mueve a su alrededor: fans que idolatran a una figura sin entender bien lo que ella representa y aquellos que arremeten contra él por envidia o para demostrar que son más poderosos”.

El norte de este musical, plantea Domínguez, es recordar a Jesús “como el mito de la rebeldía frente al poder. Siempre habrá héroes anónimos que luchen por la honestidad frente al poder corrupto de los grupos de presión: fariseos de todos los tiempos que manipulan las masas, tan capaces de fabricar y enaltecer al héroe como de condenarlo y destruirlo”.

Desde su estreno en 1971, ‘Jesucristo SuperStar’ se ha convertido en una pieza clave dentro de la historia reciente del musical estadounidense.

Janelle Davidson, quien además de productora encarna a María Magdalena, opina que Jesucristo SuperStar es sobre “la necesidad de aspirar a un ideal mayor; el deseo de encontrar una salvación; la duda que siente todo líder antes de emprender una odisea peligrosa y el sacrificio personal que hacen tanto ese líder como sus seres queridos”.

Esta obra, opina Aaron Zebede, director de Jesucristo SuperStar, demuestra lo “peligroso que es una revolución o una campaña mediática mal llevada y cuáles pueden ser sus desenlaces”.

Para Luis Arteaga, que entra en la piel de Caifás, esta pieza le pregunta al espectador: “¿qué pasaría con Jesús si hubiese estado hoy entre nosotros? Y eso me cuestiona a mí: ¿Cómo actuaríamos nosotros hoy?”.

Para Jossie Jiménez, responsable de las coreografías, su gran mensaje es que “amar es imperfecto en todas sus extensiones y que el amor incluye sacrificio, tristezas y alegrías”.

Manuel Corredera ( Judas) considera que esta obra es sobre “el amor al prójimo, la comprensión y la tolerancia. Pero también que la verdad absoluta no existe”.

Miguel Cuadra, quien es Herodes, indica que este montaje proclama que “tenemos que aceptarnos como somos, y no tratar de cambiar a los demás porque cada persona tiene sus motivos y sus sentimientos”.

Hay varias razones por las que ‘Jesucristo SuperStar’ es un ícono. Un grupo de artistas explica este fenómeno.

LOS MOTIVOS DE UN CLÁSICO

Aaron Zebede audicionó para la versión de Jesucristo SuperStar que en 2005 dirigió el maestro Bruce Quinn.

“Por razones personales tuve que retirarme del proyecto antes de que anunciaran el elenco. Así que siempre tuve esa espinita por dentro”, señala Zebede, quien ahora dirige este musical.

En cuanto al montaje como tal, Zebede se atrevió “a replantear un poco la obra y realizar un diseño de luces, escenografía y vestuario muy moderno y dinámico, sin perder ni por un momento la esencia de la historia”.

Zebede
ha puesto atención a que su propuesta “sea atractiva para todo tipo de público, sin importar creencia o religión”.

MOVIMIENTOS

En esa línea se maneja el bailarín Jossie Jiménez, encargado de las coreografías en esta obra que estará en el Teatro Nacional, quien califica este montaje, a partir de una creación de Andrew Lloyd Webber y Tim Rice, como “contemporáneo y diferente. Es una propuesta atrevida y actual”.

Jiménez considera que los espectadores “esperan ver escenas que ya recuerdan. Es importante que lo que presento en escena les guste y lo aprueben”.

“Intento que tantos bailarines como cantantes y actores transmitan sentimientos, lo que viven en el momento, a veces picardía, rabia, lujuria, violencia y hasta deidad”, enumera Jiménez.

Desde su estreno en 1971, ‘Jesucristo SuperStar’ se ha convertido en una pieza clave dentro de la historia reciente del musical estadounidense.

REFERENTE

“Sin importar que es una obra escrita en los de 1970, se remonta a siglos atrás. Es la historia de cada domingo en la misa”, comenta el actor Leonte Bordanea.

“Cuentan que Tim Rice se inspiró en el éxito de Bob Dylan  ‘With God On Our Side’, del álbum The Times They Are-a-Changin (1964). El álbum llegó a ser No. 1 en la lista Billboard en 1971, desbancando a Sticky Fingers, de los Rolling Stones, e Imagine, de John Lennon”, rememora, por su parte, el intérprete Randy Domínguez.

En opinión de Janelle Davidson, productora y actriz, Jesucristo SuperStar es un clásico desde que debutó en las tablas en 1971, por “la innovación de los autores al tomar un tema que es, literalmente, un dogma, y presentar una perspectiva más contemporánea y encontrar la forma de que sus mensajes sigan resonando de la misma forma”.

“Sigue siendo un éxito donde se monte. Su música es hermosa y universal, y la historia tiene un poco de todo: drama, comedia, historia, tragedia, finales tristes y finales felices”, detalla el director Aaron Zebede.

Luis Arteaga plantea que este musical ‘nos presenta una mirada secular del camino recorrido por el Nazareno’.

ÍCONO

El actor Luis Arteaga comenta que junto con los musicales Tommy y Hair, Jesucristo SuperStar “se ha constituido en un ícono de su época. De ella se realizan montajes cada vez más vanguardistas. La actualización de sus arreglos y de sus interpretaciones instrumentales refrescan la sonoridad, y sus conceptos melódicos y armónicos siguen vigentes”.

Su colega Manuel Corredera resalta que son pocos los musicales capaces de tener “grabaciones de álbumes en diferentes idiomas, películas y puestas en escena (4 montajes en Panamá) en más de 50 países a lo largo de los 5 continentes”.

El actor Randy Domínguez agrega otras conquistas en torno a Jesucristo Superstar. Por ejemplo, que ha sido objeto de “una adaptación cinematográfica con nominaciones al Óscar y al Globo de Oro, múltiples nominaciones y premios en Broadway (Nueva York) y en el West End (Londres)”.

Siga a   Daniel Domínguez en   Twitter: @DanielDomnguez1  y en  Instagram: Daniel.Dominguez2006

 

 

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.