Cine y más Cine y más

27 ago Neil Simon: diversión inteligente

El dramaturgo estadounidense Neil Simon (1927-2018) escribió piezas inteligentes, intensas y divertidas.  El costado cómico de Broadway y Hollywood no tendría sentido alguno sin sus obras.

Algunos éxitos teatrales de Neil Simon son 'The Odd Couple', 'Barefoot in the Park' y la trilogía 'Brighton Beach'. Algunos éxitos teatrales de Neil Simon son 'The Odd Couple', 'Barefoot in the Park' y la trilogía 'Brighton Beach'.

Algunos éxitos teatrales de Neil Simon son 'The Odd Couple', 'Barefoot in the Park' y la trilogía 'Brighton Beach'. Foto por: AP

En la segunda mitad del siglo XX, fue el dramaturgo más exitoso y prolífico del teatro estadounidense. En la segunda mitad del siglo XX, fue el dramaturgo más exitoso y prolífico del teatro estadounidense.

En la segunda mitad del siglo XX, fue el dramaturgo más exitoso y prolífico del teatro estadounidense. Foto por: AFP

Es autor de 'The Prisoner of Second Avenue', 'Last of the Red Hot Lovers', 'The Sunshine Boys' y 'Plaza Suite'. Es autor de 'The Prisoner of Second Avenue', 'Last of the Red Hot Lovers', 'The Sunshine Boys' y 'Plaza Suite'.

Es autor de 'The Prisoner of Second Avenue', 'Last of the Red Hot Lovers', 'The Sunshine Boys' y 'Plaza Suite'. Foto por: AFP

La primera puesta en escena que recuerdo haber visto en mi vida fue Brighton Beach Memoirs, una emotiva y ocurrente comedia del maestro Neil Simon, quien murió ayer domingo a los 91 años.

Fue a mediados de la década de 1980, en el Teatro Nacional, un sitio que un chico del barrio de San Felipe de clase trabajadora como yo había visitado varias veces como parte de las excursiones escolares, pero que nunca había ido a ver un espectáculo en directo.

Por entonces no sabía bien qué era un montaje ni qué lo hacía posible, pero el personaje central de esta memorable pieza de Simon, Eugene Morris Jerome, caló de inmediato en mi joven corazón y fue el boleto directo para que mi amor por el arte de Dionisio se mantenga vivo hasta hoy.

Eugene era adolescente, con estrecheces económicas, enamoradizo, y buscaba la manera de alcanzar la madurez en medio de una familia disfuncional. O sea, Simon le hablaba a un muchacho como yo.

Simon, que obtuvo un Pulitzer y un Globo de Oro, nació el 4 de julio de 1927 y falleció ayer domingo en el NewYork Presbyterian Hospital de la ciudad de Nueva York, por complicaciones de una neumonía.

Risas

Aunque como consumidor de teatro me gusta más la intensidad del drama y la alegría del musical, y en menos medida la comedia, sí me gustan las obras escritas por Neil Simon porque son inteligentes, intensas e ingeniosas; porque saben robarte una carcajada sin el uso de dobles sentidos y no te distraen con montajes demasiado elaborados.

Su capacidad de hacer reír, y de paso sentir y pensar, es a partir de personajes humanos que sortean conflictos con los que cualquiera se identifica, como queda patente en títulos de Simon como The Odd Couple, The Sunshine Boys, Barefoot in the Park y Lost in Yonkers (la productora Diana Abouganem la presentó hace unos meses en el Teatro La Plaza).

"Me siento más vivo y satisfecho sentado solo en una habitación, esperando que esas palabras que se van formando en el papel en la (máquina de escribir) Smith-Corona sean la primera obra perfecta que haya escrito de una sola tirada", escribió en la introducción de una de las muchas antologías de sus obras aquel que escribía sus piezas, a menudo, basadas en los problemas y los temores de la clase media.

“No escribo obras sociales ni políticas, porque siempre he creído que la familia es el microcosmos de lo que ocurre en el mundo”, dijo a The Paris Review en 1992. 

Escribió más de 40 obras de teatro. Una nueva obra suya se presentó en casi cada nueva temporada teatral en Broadway desde 1960 hasta mediados de la década de 1990.

Pocos premios

Es otro de los indispensables del mundo artístico que se nos va sin haber ganado el premio Óscar. La Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood lo nominó en cuatro ocasiones y en todas las veces perdió.

Fue nominado por adaptar al séptimo arte sus propias piezas teatrales: California Suite (1978), The Goodbye Girl (1977) y The Odd Couple (1968), y estuvo en la carrera en el aparte de mejor guión original por The Sunshine Boys (1975).

Tampoco tuvo tanta suerte con el Tony (el Óscar del teatro de Broadway), pues recibió 70 nominaciones y solo lo ganó tres veces.

No importa, señor Simon, a veces las distinciones no recaen en los mejores, y usted y su teatro son mucho más grandes e importantes que cualquier estatuilla. Lo suyo es la inmortalidad, ¡qué mejor logro!

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.