Cine y más Cine y más

28 nov Roberto Gómez Bolaños: el difícil arte de hacer reír

Temas:

La popular serie cómica "El Chavo del 8" es considerado el programa más visto de la televisión mexicana, mismo que se ha traducido a más de 50 idiomas.

La risa está muda. La alegría no sabe qué hacer. La felicidad anda como perdida. Se murió uno de sus más fieles creadores: Roberto Gómez Bolaños.

Tenía 85 años, pero nunca dejó de ser un niño curioso y tampoco perdió la oportunidad de educar desde los chistes.

Fue un creador completo: actor, director, productor, dramaturgo, músico... Pocos como Chespiritohan marcado escuela en todos esos oficios, son contados con los dedos los que como él representan una época dorada en el difícil arte de provocar carcajadas a públicos en más de 40 países y son además escasos los que lograron todo eso en el teatro, la televisión y el séptimo arte.

Pero antes de ese triunfo global, que lo ha convertido en un inmortal, Chespiritocomenzó desde abajo dentro de la industria del entretenimiento, al escribir guiones para programas televisivos de otros comediantes, colaborando en pequeños papeles en el cine y en la televisión mexicana.

El Chavo del Ocho y El Chapulín Colorado fueron el reflejo de la América Latina urbana, pobre y heterogénea. En estos programas, Roberto Gómez Bolaños nos enseñó a ser humildes y trabajadores, pero sobre todo, a ser felices.

Fueron espacios para divertir a grandes y a chicos, pero también fueron espacios para ser solidarios con los más desfavorecidos; para darle valor al que nada tiene, pero que tiene derecho a forjarse un mejor mañana; para recordarnos que estamos en un continente con diferencias sociales tan marcadas y tan hondas, pero que a la par estamos compuestos por hombres y mujeres de buen corazón.

Hizo pasar cientos de ratos fantásticos a más de una generación, desde el abuelo, el tío, el padre y los hijos. Por ejemplo, mi Diego, de 8 años, conoció primero la serie animada basada en El Chavo del 8 y después la versión original con actores de carne y hueso. De vez en cuando lo acompañaba a verlos y demostraba las notables habilidades que tenía Chespirito para ser irónico, inocente y divertido al mismo tiempo.

Sus creaciones eran sencillas, lo que era una bendición para los millones de sus seguidores, y su defecto mayor en opinión de sus detractores, pero nadie duda que ha dejado un nivel alto de calidad y de resultados que pocos podrán ostentar mañana.

Sus frases fueron inolvidables: "Y ahora, ¿quién podrá defendernos?, "Dígame, lincenciado", "Es que no me tienes paciencia"...

La comedia ha perdido a uno de sus hijos más sobresalientes, aunque queda su obra, variada y grandiosa.

¿Qué recuerdo tienen ustedes de Chespirito?  ¿Qué era lo que más les gustaba de El Chavo del Ocho y El Chapulín Colorado? ¿Cuál era su personaje predilecto creado por este genio y por qué?

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.