Exclusivo: El primer capítulo de 'Origen', última novela de Dan Brown, este domingo en la edición impresa de La Prensa.

Cine y más Cine y más

14 ene Ser antihéroe ayuda a ganar un Globo de Oro

Temas:

Los 88 miembros de la Asociación de Prensa Extranjera en Hollywood demostraron el pasado domingo 12 de enero de 2014 que les gustan las películas extremas.

Las estatuillas entregadas en Los Ángeles recayeron en producciones que cuentan historias que son todo menos de una aburrida rutina.

El mejor drama fue para 12 años de esclavitud, de Steve McQueen, sobre un hombre negro libre que termina siendo esclavo.

La gran estafa americana, de David O. Russell, obtuvo el aparte de comedia o musical y es sobre estafadores que no le temen a la ley.

Alfonso Cuarón gana como director con Gravedad, una claustrofóbica odisea sobre dos astronautas varados en el espacio sideral.

Matthew McConaughey y Jared Leto dominaron las categorías de actor principal dramático y secundario, respectivamente, por sus labores en Dallas Buyers Club. El primero interpretó a un  drogadicto y promiscuo, y el otro a un transgénero. Ambos sufren de sida.

Leonardo DiCaprio se quedó con mejor actor de comedia o musical por encarnar a un mujeriego, drogadicto y egoísta corredor de bolsa de Nueva York en El Lobo de Wall Street, de Martin Scorsese.

Amy Adams entra en la piel de una stripper que  se hace pasar como una aristócrata británica en La gran estafa americana. ¿Recompensa? Mejor actriz principal en una cinta cómica.

Jennifer Lawrence es amiga de mafiosos y una manipuladora en La gran estafa americana. Fue la mejor actriz de reparto.

En Blue Jasmine, de Woody Allen, Cate Blanchett es Jasmine, una adicta a los antidepresivos que añora sus días de mujer acaudalada. Fue la mejor actriz principal en un drama.

Todo está bajo control

Ninguna serie de televisión ni una película en particular obtuvo un triunfo rotundo en la pasada ceremonia del Globo de Oro.

La Asociación de Prensa Extranjera en Hollywood, responsable de esta premiación anual, demostró que bien podrían ser mediadores para resolver los conflictos en Siria, Bangkok, Ucrania o en Sudán del Sur.

En materia cinematográfica, La gran estafa americana obtuvo tres galardones (comedia o musical, actriz principal y de reparto) y Dallas Buyers Club dos (actor principal y secundario).

Entre los programas de la pantalla chica pasó lo mismo: las mimadas de las jornadas fueron Breaking Bad (mejor programa dramático y actor principal en una serie dramática para Bryan Cranston), Detrás del candelabro (mejor miniserie y actor en miniserie para Michael Douglas) y Brooklyn Nine-Nine (mejor comedia o musical y actor principal en una serie para Andy Samberg); las tres se quedaron con dos estatuillas.

A pesar de un reparto tan equitativo y comedido, siempre hay heridos en toda guerra y en esta ceremonia fueron la comedia dramática Nebraska, de Alexander Payne, y el thriller sobre secuestros Capitán Phillips, de Paul Greengrass, que tenían 5 y 4 nominaciones, pero se fueron sin distinciones.

Tampoco estaban radiantes y eufóricos los responsables del drama Philomena, de Stephen Frears, y el drama de acción Rush, de Ron Howard. Una estuvo en carrera en tres categorías y la otra en dos y ambas perdieron en la competencia.

Por lo real

Además de encarnar a personajes perturbados, de esos que cualquiera podría sentir lástima o salir huyendo si se los topa en la calle en horario nocturno, lo que se tradujo en alcanzar un Globo de Oro, otro detalle interesante de lo ocurrido el domingo fue que los periodistas apostaron por lo real.

No tendría por qué sorprender esa premisa, ya que el pan de cada día de los buenos comunicadores sociales es la veracidad, y los del espectáculo no parecen ser la excepción a esa regla.

¿Por qué? Se basan en hechos verdaderos tanto las películas premiadas 12 años de esclavitud, Dallas Buyers Club,. La gran estafa americana y El Lobo de Wall Street, como La reverenciada serie de televisión Detrás del candelabro (un  drama sobre el pianista Liberace dirigido por Steven Soderbergh).

Sin olvidar que Philomena Rush, aunque perdieron, también se inspiran en eventos que fueron  ciertos.

O que la serie Parks and Recreation, con un Globo de Oro, es filmada a modo de falso documental. 

Netflix

Robin Wright se convirtió en la primera actriz en ganar un Globo de Oro en la categoría de intérprete femenina por una serie que no se transmite por la televisión. 

Sí, Wright ganó por su presencia en el thriller político House of Cards, que se proyecta por la plataforma de streaming Netflix y donde ella es la calculadora Claire, la esposa del no menos malévolo congresista Francis Underwood (Kevin Spacey).

Momentos

Uno de los tantos momentos sorpresivos del pasado Globo de Oro guarda relación con la televisión, cuando Amy Poehler, quien era la presentadora del evento junto a su colega y amiga Tina Fey, obtuvo el premio de actriz principal en una comedia por Parks and Recreation.

Por otro lado, la Asociación de Prensa Extranjera en Hollywood le dio un adiós con bombos y platillos a la serie Breaking Bad, creada por Vince Gilligan para la cadena AMC.

Mientras que el tema central del largometraje Frozen quedó congelado por el impacto de la derrota, ya que U2 y Danger Mouse ganaron el premio a la mejor canción original por Ordinary Love, grabada para la cinta biográfica sobre Nelson Mandela, Mandela: Long Walk to Freedom.

Entre otros ganadores, La grande bellezza, del italiano Paolo Sorrentino, ganó como mejor cinta extranjera, Frozen se impuso como mejor cinta animada; Spike Jonze se llevó el premio al mejor guion por Her y el de música original fue para Alex Ebert, por All Is Lost.

Woody Allen no fue a recibir el premio a la trayectoria Cecil B. DeMille. En su lugar, fue su amiga, la actriz Diane Keaton. Bueno, los genios son un poco caprichosos, ¿no?

¿Estuvieron de acuerdo con el reparto de premios en este Globo de Oro? ¿Cuál era su película y serie de televisión favorita y por qué? ¿Cuál fue el momento que más les gustó de la ceremonia?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.