Cine y más Cine y más

24 may Tres comedias de Antón Chéjov en The Space

El dramaturgo Antón Chéjov maneja en sus piezas teatrales un humor sutil y busca confrontar al público  respecto a diversas realidades sociales.

El trío de obras a ofrecer son ‘El oso’, ‘La audición’ y ‘Petición de mano’. La temporada comienza desde hoy viernes 24 de mayo y hasta el domingo 30 de junio en The Space. El trío de obras a ofrecer son ‘El oso’, ‘La audición’ y ‘Petición de mano’. La temporada comienza desde hoy viernes 24 de mayo y hasta el domingo 30 de junio en The Space.

El trío de obras a ofrecer son ‘El oso’, ‘La audición’ y ‘Petición de mano’. La temporada comienza desde hoy viernes 24 de mayo y hasta el domingo 30 de junio en The Space. Foto por: Cortesía

Las funciones se realizarán los viernes (8:00 p.m.), los sábados (8:00 p.m.) y los domingos (3:00 p.m.). Las funciones se realizarán los viernes (8:00 p.m.), los sábados (8:00 p.m.) y los domingos (3:00 p.m.).

Las funciones se realizarán los viernes (8:00 p.m.), los sábados (8:00 p.m.) y los domingos (3:00 p.m.). Foto por: Cortesía

Las obras se presentan una detrás de la otra y hay transiciones entre cada una. Las obras se presentan una detrás de la otra y hay transiciones entre cada una.

Las obras se presentan una detrás de la otra y hay transiciones entre cada una. Foto por: Cortesía

Diana Sofía Hernández advierte que puede sonar loco tener tres responsabilidades dentro del espectáculo: Chéjov en un 2 x 3, donde ejerce la producción ejecutiva (junto con Domil Leira), dirige la pieza La audición y actúa en Petición de mano.

Llevarán a escena tres comedias: El oso, La audición y Petición de mano. La temporada comienza desde hoy 24 de mayo y hasta el 30 de junio en The Space, detrás del teatro En Círculo.

“Al final ordenamos la obra desde la más apegada al texto original en estilo y redacción - El Oso, dirigida por Victoria Mendoza- hasta la más intervenida - Petición de mano, dirigida por Teresita Mans- para darle sentido al viaje por el que queremos que transite nuestro público”, explica.

Se presenta los viernes (8:00 p.m.), los sábados (8:00 p.m.) y los domingos (3:00 p.m.). Los boletos se pueden adquirir en preventa por $12, en taquilla a $15 y por la aplicación ASAP con un precio especial de $10.

Descubrimiento

La mayoría del elenco y las directoras de esta iniciativa descubrieron al dramaturgo ruso Antón Chéjov cuando eran estudiantes en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Panamá.

“Es usual que los primeros años, enfocados en entender a Konstantín Stanislavsky, lo que más se trabaja sea Chéjov -quien escribía obras para que él las dirigiera utilizando su método-, además, tiene piezas muy cortas que pueden trabajar cómodamente los alumnos que empiezan la carrera. Suele ser más divertido y menos pesado que llevar el peso de un protagónico en una obra de una o dos horas”, comenta.

Vigencia

Les atrae las sutilezas de las obras del también cuentista y médico. “Hay que desmenuzar cada frase para realmente llegar al punto, no puedes quedarte solamente con lo que dice la superficie. Lo más curioso es que más de 100 años después aquellos textos que critican a la sociedad siguen siendo vigentes y fácilmente pueden ser adaptados a la realidad actual, que es lo que básicamente hacemos como grupo de teatro. Es divertidísimo trabajar ese tipo de humor inteligente, y trabajar el transmitir el sentido real detrás de lo que se está diciendo es un reto para cualquier actor”.

Uno de los objetivos del grupo que hace posible Chéjov en un 2 x 3 “es adaptar al aquí y ahora las obras clásicas de nuestros autores favoritos y los temas centrales de las tres, como el viaje del odio al amor, la búsqueda de tus sueños y el temor a no estar solo; son tan vigentes como lo fueron en la época en la que se escribieron; y ese es el punto que queremos demostrar al trabajar obras escritas hace más de 50 años: por más que pasen los años y cambie todo a nuestro alrededor, seguimos siendo seres con los mismos miedos, anhelos, frustraciones y alegrías que los de aquellos que nos precedieron”.

Estas obras cortas las trabajó “para un examen semestral de la materia de actuación y nos quedó tan bien que decidimos dar la milla extra y hacer toda una obra con transiciones e incluso agregamos los trabajos finales de dos materias más, para cumplir con la hora de espectáculo y aumentamos el nivel de dificultad al convencer a los profesores de las materias a evaluarnos como un jurado calificador en vez de que la nota solo dependiera del dueño de la materia. Me quedó el sabor amargo de no haber sacado las obras del salón de clases al ambiente profesional. Por años quise hacer Chéjov y retomar estas historias. Para mí esto representa un sueño que tuve engavetado por años y por fin puedo hacer realidad”.

Hay más de una razón para que estos tres textos se conecten con la realidad social presente. "Todos hemos tenido un amor que nos trató mal y hemos llegado a sentir que no podremos amar a nadie más, hasta que llega alguien que nos hace cambiar de opinión. Todavía a una mujer de 30 años soltera y sin hijos se le recuerda cada tanto que 'cuidado y se le va el tren'. Sigue siendo una utopía para quienes nacieron y crecieron en pueblos pequeños vencer todos los obstáculos para cumplir sus sueños y no dejarse vencer por las circunstacias. Todo el que ha vivido en este siglo, puede conectarse con las historias. Solo hay que quitarle los adornos, ajustar el lenguaje y encontrar la humanidad en la historia".

Elenco

Participan de este proyecto los intérpretes Diana Sofía Hernández, Diana Mellado, Diandra Piedra, Ian Mitchel, Isaac Larrier, Joel "Bicho"Checa y Marien Cano Moreno. La idea inicial era tener un elenco reducido que se desdoblara "y nunca saliera de escena, pero como pasa con la mayoría de las producciones, el plan inicial va mutando y ajustándose a las variantes que van apareciendo en el camino. Sí llega a haber desdoblamiento en dos de los actores y se ven personajes que interactúan entre los cambios, están vivos todo el tiempo y las luces realmente no se apagan entre una transición y la otra, pero por el cronograma de ensayos no logramos cumplir con la ilusión de poner a todos los actores a desdoblar, aunque no abandonamos la idea para próximos remontajes de esta misma puesta en escena".

Directoras

Cada comedia tiene una directora distinta. "La intención inicial fue aligerar las cargas y así poder cumplir con la fecha de estreno, pero luego se llegó a la conclusión de que termina siendo mucho más interesante ver cómo tres directoras con estilos marcadamente distintos lograban una sola composición". 

Al principio decidieron ensayar con los tres elencos por separado. "Incluso los horarios y los salones estaban separados por lo que los actores realmente no se veían y los elencos no fueron a ver el resultado de los ensayos sino hasta que se hizo el ensamble. Al iniciar la unión, hubo que trabajar las transiciones y aquí sí se trabajó en conjunto y los diseños de luces, sonido y vestuario fueron realizados por las mismas directoras, para asegurarnos de unificar la línea estética". 

No tuvo reservas a la hora de compartir su propuesta con el resto de las directoras. "Viene de mis años estudiando danza. Así se montan las coreografías, cada grupo en su salón con su coreógrafo, y a partir de cierta fecha empiezan los ensambles; más tarde tuve un profesor de dirección que por razones de practicidad para él, solicitaba que todas las obras se presentaran en la misma fecha y una detrás de las otras, lo que nos obligaba a hacer concesiones y crear transiciones porque estos exámenes son abiertos al público y de entrada libre y la responsabilidad de entregar algo bien hecho es alta".

En el proceso sí noté que para varios es la primera experiencia trabajando de esta forma, y sí hubo momentos en los que costó explicar y algunos se adaptaron mejor que otros, pero al final lo más importante es que lo que aprendí me sirvió para la vida y ellos conocieron una nueva forma de trabajo.

Público

En cuanto a la audiencia, Diana Sofía Hernández comparte que el público en The Space será "más que nada un testigo de estos dramas cotidianos. Sin embargo, los colocamos a centímetros de distancia de los actores para que se sientan casi dentro del escenario, hay momentos en los que se rompe la cuarta pared y al inicio algunos actores están en el lobby del lugar interactuando con las personas de forma muy natural y al entrar a la sala ya una de las actrices está en personaje, en la faena de limpiar la casa literalmente. La producción se enfocó en ofrecer una experiencia completa al público desde el momento en el que llegan a la sala. La razón por la que se eligió interactuar de esta forma tan poco invasiva es porque, en lo personal, cuando vamos al teatro como espectadores nos gusta relajarnos y ver el espectáculo, no convertirnos en parte de él siendo subidos al escenario o señalados para responder alguna pregunta. Sé que hay a quienes sí les gusta este tipo de dinámicas y me parecen que proponerlo es interesante, pero la decisión, en nuestro caso, obedece al gusto personal, y que no nos parecía necesario llevar la interacción más allá".

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.