AVISO: Las visitas al Complejo Hospitalario Arnulfo Arias Madrid estarán suspendidas este domingo.

Cine y más Cine y más

05 oct Las lecturas tras el Nobel de Literatura a Kazuo Ishiguro

El escritor británico, de origen japonés, Kazuo Ishiguro, ganó hoy el Premio Nobel de Literatura 2017 por descubrir "el abismo bajo nuestra ilusoria sensación de conexión con el mundo", dijo la Academia Sueca.

Temas:

Ishiguro viajó al Reino Unido con su familia cuando tenía cinco años y no volvió a visitar su país de origen hasta la edad adulta. Ishiguro viajó al Reino Unido con su familia cuando tenía cinco años y no volvió a visitar su país de origen hasta la edad adulta.
Ishiguro viajó al Reino Unido con su familia cuando tenía cinco años y no volvió a visitar su país de origen hasta la edad adulta. AP

El Nobel de Literatura otorgado hoy jueves al novelista Kazuo Ishiguro tiene más de una lectura, más allá de su calidad como narrador de largo aliento.

SE DETUVO LA VANGUARDIA

Un sector de vanguardia pensó que la Academia Sueca seguiría con su línea de ampliar el significado de lo que era ser un escritor, luego de premiar a un cantautor ( Bob Dylan, Estados Unidos, 2015) y a una periodista ( Svetlana Alexievich, Bielorrusia, 2014).

Esa tendencia se detuvo de forma abrupta con el reconocimiento a la carrera de Ishiguro, que sin duda se lo merece por libros suyos como  Los restos del día y Nunca me abandones, pero sí manda el mensaje de que ha vuelto a lo ortodoxo.

Los responsables de entregar el Nobel de Literatura ya están acostumbrados a recibir golpes por las decisiones que toman cada año. Están claros que ellos, y los encargados de darle el Nobel de la Paz son los que se inclinan a partir de certezas que pueden calificarse de subjetivas, mientras que los responsables de los Nobel de Física o Química se basan en hechos precisos provenientes de las ciencias exactas.

¿Se atemorizaron los 18 académicos porque una parte considerable de lectores criticó, o no entendió por completo, lo que significaba darle el premio a un cantautor y a una periodista que usan la música y la crónica, respectivamente, como medio de expresión para entender al ser humano como otros utilizan géneros más tradicionales como la novela, el cuento o el teatro? ¿O será que no querían volver a sufrir el desaire que el laureado se comportara de forma errática, por decir lo menos, como hizo Dylan al saberse distinguido por tamaño honor?

Entonces, es posible que se tarden varios años para que se premie a un guionista o a un autor de novela gráfica, entre otros oficios que todavía no son vistos como de elevada categoría de literatura.

DAR LA ESPALDA

Otros pensaron que este año se destacaría a un autor conocido como el japonés Haruki Murakami, el estadounidense Philip Roth, el italiano Claudio Magris o la canadiense Margaret Atwood. O sea, que la Academia Sueca cedería a la presión de aquellos que la acusan de alejarse demasiado del sentir popular de la población lectora, y de paso, demostrar que no tiene nada en contra de aquellos escritores que son un éxito en ventas.

De esa manera, los lectores se sentirían identificados con el vencedor y los señores de Estocolmo se ahorrarían así la cara de más de un consumidor cultural cuando les informan que tal autor ganó el Nobel de Literatura, y en silencio o a viva voz, se pregunta: ¿y quién es ese?

Porque, casi siempre, a la Academia Sueca le pasa lo mismo que le ocurre a la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood. Destacan a relevantes autores y películas, respectivamente, pero que no siempre conectan con el gusto de consumo de los lectores y espectadores.

COMPROMISO

Hay un tercer grupo que está convencido de que el más importante galardón de las letras del mundo debe resaltar no solo la trayectoria de figuras consagradas con la creación, sino también que están comprometidas con hablar, estudiar, reflexionar y escribir sobre los principales problemas sociales que aquejan al planeta, como lo hacen a diario intelectuales como el portugués Antonio Lobo Antunes, el albanés Ismail Kadaré o el israelí Amos Oz.

Mientras estas lecturas están en el ambiente, lo que toca ahora es leer más sobre la obra de Kazuo Ishiguro.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.