El Bodegón

El secreto de este restaurante es llamar antes de ir y ‘reservar’ las porciones de cochinillo que desea comer.

Temas:

1195381 1195381

1195381

1195377 1195377

1195377

Los cochinillos asados, al igual que las paellas, tienen sus adherentes: que si Angel, que si El Bodegón, La Casa del Marisco, etc. A mí, el cochinillo del Bodegón me trastorna. Asimismo, a pesar del precio que algunos consideran estrafalario, el centollo del Bodegón está en a class by itself, sin parangón.

Pero uno de los secretos es llamar antes, para chancho y para jaiba. Así que llamé y aunque para mi gran pesar no hay centollo (el chef Álvaro Perrino además ha estado haciendo unos crab cakes de infarto), sí había cochinillo, así que me fui con mis no tan intrépidas reclutas y nos la pasamos regio.

Comenzamos con un carpaccio de conchuelas aliñado al momento con aceite de oliva, sal, limón y pepperoncini secos, que nos fue regio con un rosadito inconsecuente, pero bienvenido a la hora del almuerzo.

Seguimos con un plato fuerte, pero en versión entrada: langostinos envueltos en tocino, bañados en una exquisita crema de brandy que recibe su color dorado de las cabezas de los bichitos.

Luego, seguimos con un exquisito magret de pato al que se le pasó un poquitín la cocción, pero la verdad es que tragamos más aire que comida, porque no dejábamos de hablar, como tres comadrejas. De todas formas, la carne estaba tierna, el pellejito deliciosamente tostado, y la salsa, una reducción de puré de peras con moscatel, elegantísima.

Siguió un carré de cordero neozelandés con tomillo y más moscatel, con costra de sal gruesa y tomillo, enjaretados entre la grasita, que bajamos con un Priorat a base de cinco cepas, Les Sentius 2003, pas mal de tout.

Y para acabar, un chancho en su propio jugo, con esa costrita delgadita y crujiente que hace Perrino en su horno de convección y que es una gloria. Debo hacer una salvedad, y es que a diferencia de la mayoría de los chefs españoles, Perrino “termina” sus salsas con un toque de mantequilla, que les da una textura sedosa imbatible.

Habíamos pedido un arroz caldoso de mariscos y unas espinacas a la crema, pero se cancelaron, porque ya íbamos a explotar, así que nos conformamos con el postre: la clásica crema catalana, una pannacotta con salsa de mango y frambuesas, y unos helados de canela y de jengibre, dignos de sus predecesores. Dixit.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

GIRA OFICIAL A CHINA Panamá inaugura consulado en Shangái

El gobierno de Juan Carlos Varela inauguró el 21 de noviembre de 2017 la sede del Consulado de Panamá en Shangái, en el marco de la gira oficial que inició el 14 de noviembre.
Tomado de @CancilleriaPma

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

VIDEO Los cuatro momentos de los usuarios de internet

Los cuatro momentos de los usuarios de internet Los cuatro momentos de los usuarios de internet Vídeo
Los cuatro momentos de los usuarios de internet

La mayor parte del tiempo conectados la dedican a averiguar el cómo hacen algo o aprenden algo, según datos analizados por ...