Estudian braquiópodos fósiles de Panamá

Estudian braquiópodos fósiles de Panamá
Estudian braquiópodos fósiles de Panamá

Los braquiópodos son animales marinos cuyo cuerpo está protegido por dos valvas que conforman la concha, y tienen un pedúnculo carnoso (una especie de ‘pie’ o prolongación del cuerpo), que se fija o entierra en el sustrato. La mayoría de las especies en el grupo es fósil.

Muchas personas los confunden con moluscos bivalvos, como las almejas, pero estos difieren en su simetría: en un braquiópodo, el plano de simetría pasa a través de las valvas, ‘cortándolas’ en dos, y en los bivalvos, dicho plano está en medio de las valvas, separando la izquierda de la derecha.

“Existen braquiópodos inarticulados, como la Língula, que tiene una concha fosfática y carece de dientes y fosetas en su articulación; y braquiópodos articulados calcáreos, cuya concha está provista de dichos elementos, similar a los bivalvos”, explica el biólogo y geólogo Alexis Rojas-Briceño, que trabaja en un proyecto de investigación sobre Geología de Panamá, del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales.

Al estudiar braquiópodos fósiles, agrega el científico, es común realizar secciones seriales de la concha y en ocasiones, reconstrucciones tridimensionales, que permiten comprender su estructura interna. También se estudian moldes internos y externos.

Con algunas excepciones, los braquiópodos han recibido poca atención en América tropical. El proyecto de Geología de Panamá contribuirá a llenar el vacío de información y ampliará el registro de braquiópodos fósiles en la región.

Esta información servirá para entender mejor la distribución de las especies actuales y el efecto de la formación del istmo de Panamá.

Edición Impresa