PERSEGUIDO. UN HOMBRE LUCHADOR.

Monseñor Junguito

Es muy posible que esta fotografía aparezca un poco obscura, mas a pesar de ello no ha sido obstáculo para que decidiéramos hacerla aparecer. Fue tomada en 1901, en los terrenos que hoy ocupa la Plaza 5 de Mayo de esta capital. ¡Qué interesante! ¿verdad?La ocasión la determinó el arribo del nuevo obispo de Panamá, el jesuita Francisco Javier Junguito desde Bogotá. Como era lo acostumbrado, la mortificante temperatura reinante, tampoco era un obstáculo para sacar a asolear las elegantes vestimentas que desfilan ante nosotros. Nótese un guardián del orden público con el característico casco blanco, que para entonces les era obligatorio usar. Los ciudadanos corrientes, como alguna ventaja ha de proporcionar la pobreza, portaban ropajes más frescos, eso sí con sombrero a falta de paraguas para mitigar el sol. Vemos también los vehículos públicos o sea los coches, tenemos otra foto con muchos más de ellos, estaban listos para el transporte posterior. Se ven dos casas de quincha y techos de teja en plena y futura Avenida Central. La madera constituye el material de las demás. La yerba abunda en lo que hoy es la plazoleta que aloja al monumento de los héroes del polvorín en la plaza mencionada. Los soldados colombianos (recuerden 1901) hacen la consabida guardia de honor.Y como lo humorístico nunca puede faltar, la paupérrima construcción del frente, tiene pintado en sus paredes un anuncio que termina en Palace, para recordarnos que debía alojar un hotel o una pensión y que la publicidad ya había hecho su aparición. Nos parece que el nombre de tan elegante lugar era el de American Palace. Es muy posible que esta fotografía aparezca un poco obscura, mas a pesar de ello no ha sido obstáculo para que decidiéramos hacerla aparecer. Fue tomada en 1901, en los terrenos que hoy ocupa la Plaza 5 de Mayo de esta capital. ¡Qué interesante! ¿verdad?La ocasión la determinó el arribo del nuevo obispo de Panamá, el jesuita Francisco Javier Junguito desde Bogotá. Como era lo acostumbrado, la mortificante temperatura reinante, tampoco era un obstáculo para sacar a asolear las elegantes vestimentas que desfilan ante nosotros. Nótese un guardián del orden público con el característico casco blanco, que para entonces les era obligatorio usar. Los ciudadanos corrientes, como alguna ventaja ha de proporcionar la pobreza, portaban ropajes más frescos, eso sí con sombrero a falta de paraguas para mitigar el sol. Vemos también los vehículos públicos o sea los coches, tenemos otra foto con muchos más de ellos, estaban listos para el transporte posterior. Se ven dos casas de quincha y techos de teja en plena y futura Avenida Central. La madera constituye el material de las demás. La yerba abunda en lo que hoy es la plazoleta que aloja al monumento de los héroes del polvorín en la plaza mencionada. Los soldados colombianos (recuerden 1901) hacen la consabida guardia de honor.Y como lo humorístico nunca puede faltar, la paupérrima construcción del frente, tiene pintado en sus paredes un anuncio que termina en Palace, para recordarnos que debía alojar un hotel o una pensión y que la publicidad ya había hecho su aparición. Nos parece que el nombre de tan elegante lugar era el de American Palace.
Es muy posible que esta fotografía aparezca un poco obscura, mas a pesar de ello no ha sido obstáculo para que decidiéramos hacerla aparecer. Fue tomada en 1901, en los terrenos que hoy ocupa la Plaza 5 de Mayo de esta capital. ¡Qué interesante! ¿verdad?La ocasión la determinó el arribo del nuevo obispo de Panamá, el jesuita Francisco Javier Junguito desde Bogotá. Como era lo acostumbrado, la mortificante temperatura reinante, tampoco era un obstáculo para sacar a asolear las elegantes vestimentas que desfilan ante nosotros. Nótese un guardián del orden público con el característico casco blanco, que para entonces les era obligatorio usar. Los ciudadanos corrientes, como alguna ventaja ha de proporcionar la pobreza, portaban ropajes más frescos, eso sí con sombrero a falta de paraguas para mitigar el sol. Vemos también los vehículos públicos o sea los coches, tenemos otra foto con muchos más de ellos, estaban listos para el transporte posterior. Se ven dos casas de quincha y techos de teja en plena y futura Avenida Central. La madera constituye el material de las demás. La yerba abunda en lo que hoy es la plazoleta que aloja al monumento de los héroes del polvorín en la plaza mencionada. Los soldados colombianos (recuerden 1901) hacen la consabida guardia de honor.Y como lo humorístico nunca puede faltar, la paupérrima construcción del frente, tiene pintado en sus paredes un anuncio que termina en Palace, para recordarnos que debía alojar un hotel o una pensión y que la publicidad ya había hecho su aparición. Nos parece que el nombre de tan elegante lugar era el de American Palace.

A Francisco Javier Junguito nacido en el año de 1841, en Bogotá le tocó una época muy difícil, cuando el Vaticano lo nombró como obispo de Panamá. Lo anterior debido a la guerra conocida como la de los Mil Días entre liberales y conservadores colombianos, la cual tuvo un desarrollo muy sangriento desde 1899 hasta 1902.

Junguito llegó aquí en 1901. Había tenido una muy buena educación. Además de ejecutar el piano y dominar al español, el inglés y el francés.

Resolvió hacerse religioso e ingresó a la Compañía de Jesús. Pero tuvo que exiliarse en Centro América, a causa de la persecución religiosa que el presidente Tomás Cipriano de Mosquera desarrolló en Colombia.

En Centro América terminó sus incompletos estudios, pero hubo de salir por parecidas razones pronto de allí.

Vino entonces a Panamá, en donde había diferencias entre jesuitas y escolapios, por lo que el padre Junguito volvió a su país natal.

Como ya era conocido aquí, la ciudadanía católica panameña solicitó a Roma que lo asignaran como obispo de Panamá. De esta manera arriba de nuevo el 11 de agosto de 1901 a tierras panameñas, pero con la mencionada guerra arruinando las vidas y bienes al Istmo.

Pronto llegó el 3 de noviembre de 1903 con monseñor Junguito como obispo de esta comunidad.

El nuevo gobierno asignó dos becas de las 24 que había creado para que sendos jóvenes panameños fueran a Roma a estudiar para sacerdotes.

El obispo Junguito escogió al padre Alfredo Vieto Guardia para que obtuviera una de las becas.

A monseñor Junguito le tocó recibir a los primeros padres salesianos (fundadores del templo de Don Bosco de hoy y sobre todo de sus escuelas artesanales).

Junguito organizó además, los primeros estudios en seminarios que existieron aquí.

Pero también hubo algunos problemas en esta pretendida organización. Junguito acostumbraba a efectuar visitas periódicas relacionadas con su labor religiosa, por las regiones de nuestro interior, como otra actividad.

Para esos tiempos el Sr. Manuel Jaén resolvió con magnífico criterio dar ayuda económica para crear un asilo para niños necesitados en Malambo. Fue guiado por las Hermanas de la Caridad de San Vicente de Paúl que aún cumplen gran labor local.

Volviendo a monseñor Junguito, su salud se había visto afectada por los grandes inconvenientes, presiones gubernamentales y desengaños que sería muy extenso detallar.

El 21 de octubre de 1911 falleció y sus restos reposan en la cripta que debajo del altar de San Pedro existe en la Catedral Metropolitana de esta ciudad. Valdría la pena conocer más de las dificultades que siempre encontró monseñor Junguito durante su labor pastoral.

Muchas gracias a Eunice Meneses del Panorama Católico, por los datos que nos facilitó. Así como a Luis Alberto Díaz, director en vacaciones por su vieja, larga y continúa cooperación.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

ganó el Belmont Stakes de 1964 Fallece el legendario jockey panameño Manuel Manny Ycaza

En la foto tomada en noviembre de 1963 está Manny Icaza (C) junto a su esposa Linda Bement, quien fue Miss Universo 1960, en el bautizo de uno de sus hijos. La pareja se divorció en 1969.
AP

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

TURISMO Croacia invita al fotógrafo de AFP que quedó atrapado bajo sus futbolistas

El fotógrafo no dejó de hacer fotos pese a verse atrapado bajo la montaña de jugadores. El fotógrafo no dejó de hacer fotos pese a verse atrapado bajo la montaña de jugadores.
El fotógrafo no dejó de hacer fotos pese a verse atrapado bajo la montaña de jugadores. AFP

Yuri Cortez, el fotógrafo de la AFP que quedó debajo de una montaña de futbolistas de Croacia que festejaban el gol de la ...

Conocido como el doctor "Bumbum" Cirujano brasileño señalado por una muerte sigue prófugo

Denis César Barros Furtado tiene 45 años de edad. Denis César Barros Furtado tiene 45 años de edad.
Denis César Barros Furtado tiene 45 años de edad. Tomada de Instagram

"Va a comenzar el show". Con esas palabras, Denis César Barros Furtado –de 45 años, también conocido como el doctor "Bumbum"– ...

Judiciales Ministerio Público: 33 grupos de pandilleros han sido desmantelados

Los fiscales Nahaniel Murgas, Eduardo De La Torre Raúl Majoré dieron a conocer los resultados de la lucha frontal contra el crimen organizado y el narcotráfico. Los fiscales Nahaniel Murgas, Eduardo De La Torre Raúl Majoré dieron a conocer los resultados de la lucha frontal contra el crimen organizado y el narcotráfico.
Los fiscales Nahaniel Murgas, Eduardo De La Torre Raúl Majoré dieron a conocer los resultados de la lucha frontal contra el crimen organizado y el narcotráfico. Tomada de @PGN_PANAMA

En lo que va de 2018, el Ministerio Público (MP) y los estamentos de seguridad han decomisado 31.8 toneladas de drogas, en ...