Ciudad de gente

El espacio que habito: entrevista con Álvaro Uribe

Temas:

Álvaro Uribe Álvaro Uribe
Álvaro Uribe Miguel López

Álvaro Uribe conoce la ciudad de Panamá. No solo porque vive diariamente sus tranques, sus calles, su gente, sino porque la ha estudiado. Urbanista y planificador, ha dedicado su vida a intentar entender esta metrópolis larga y caótica.

Reconoce que se han cometido tantísimos errores en su desarrollo, pero le emociona -muchísimo- las posibilidades que existen hacia el futuro.

¿Cómo es la ciudad de Panamá?

La ciudad de Panamá es larga. Y ya no es ciudad sino área metropolitana, porque en realidad el área que abarca la ciudad es muy extensa. Panamá tiene una particularidad, que es el Canal en el medio, que propicia un rasgo muy importante: la presencia de un espacio muy extenso de propiedad pública en medio de un enorme fraccionamiento privado.

En otras ciudades de América Latina parece haber un proceso de remendar el rompimiento entre lo comercial y lo habitacional de una misma ciudad. Es decir, frenar la expulsión de los ciudadanos hacia las áreas más lejanas de la ciudad. ¿Existe ese proceso en Panamá?

Primero el centro estaba en el Casco Antiguo, luego en la avenida Central y la plaza 5 de Mayo. En la década de 1960 se desplazó hacia la vía España. Y a partir de la década de 1970, con la creación del centro bancario, que fue una de las especializaciones del transitismo, hizo que se crearan nuevas actividades, como la de los bancos. Entonces, la calle 50 pasó a ser el nuevo centro de actividad en Panamá. Esa zona entonces se consolidó como uno de los lugares más caros y eso desplazó lo que había sido alguna vez más residencial. Hoy día es muy difícil encontrar una sola casa o alguna actividad de barrio, y eso, a su vez, se ha ido estirando. Logró posicionarse como un lugar muy especial, con la posibilidad de construir sin límites y la edificación marcó la importancia del lugar y la valorización de la tierra en esos espacios. Eso ha creado un desarrollo similar en los terrenos alrededor de ese centro que parece continuar.

¿Pero existe algún tipo de proceso de enmendar los errores cometidos durante el desarrollo de la ciudad de Panamá?

En la década de 1970 había un modelo liberal que dictaba que el mercado se hiciera cargo de todo. Y cuando eso ocurre, el espacio se reduce a la ocupación por el mejor postor y funciona entonces como en un teatro, en el que los primeros asientos son muy caros y poco a poco se reduce el precio hasta la galería, que son los más baratos. La ciudad entonces pasó a ser un espacio segregado bajo esa forma. El centro bancario expulsó a los que no podían pagar y la ciudad, entonces se fue estirando. La integración de eso ha venido a darse con el Metro. Ese ha sido el instrumento de integración social más importante que ha tenido jamás la ciudad de Panamá. Ahora existe planificación, pero esas decisiones son difíciles de sostener porque necesitan voluntad política y con los cambios de gobiernos cambian los intereses.

¿Cómo ha sido la integración de la antigua Zona del Canal dentro de la ciudad?

Hasta ahora se ha hecho bien pero sin exagerar. Eso bien pudo ser enajenado, vendido, regalado, rematado. Y eso no ocurrió. Se han tomado terrenos para crear barriadas en serie pero no ha sido la norma. Quizás fue por el desarrollo del centro bancario que desestimó la explotación de las áreas alrededor del Canal. También la conciencia ambiental creció mucho, crecimos con el paradigma de que el trópico era el enemigo, que había que domesticarlo para ponerlo al servicio de la economía. Poco a poco, el mundo se dio cuenta de que eso no era una buena idea. Muchas de las ciudades que sacrificaron su espacio natural lo lamentan pero no tienen remedio. Nosotros sí, tenemos el espacio de la antigua Zona del Canal.

Los edificios son uno de los orgullos de la ciudad. ¿Existe en ellos algún diseño que identifique nuestra cultura? ¿O un diseño que podría llamarse panameño?

Lo celebramos mucho porque se ve. Uno de los principales argumentos de la no panameñidad de eso es que la gente lo ve y dice que parece otra parte. Y en estos edificios se pueden recuperar los rasgos propios, siendo el principal el trabajo con la naturaleza, que sirva como un ingrediente a un diseño propio. Tenemos que ser más creativos y desechar ya la idea de que la naturaleza es el enemigo. Todavía pensamos que un terreno que no se vende es porque no sirve. Hablamos de área útil, que deja ver que lo demás es área inútil, que es lo que no se vende, que es área pública. Y eso no es así. Hemos utilizado la tierra para actividad económica a ultranza y debemos dejar de ser tan abusivos. Hay diseños que se hicieron en otra época pero se diseñaba con el clima. Si nosotros tenemos un clima cálido, húmedo, tenemos que aprovechar eso: la iluminación, la brisa, para que las edificaciones respiren bien. Hay edificios que hicieron eso admirablemente bien. Era la época en la que no había aire acondicionado. Ahora copiamos los modelos de los edificios de las ciudades grandes, además de todo el espacio que se le da a los estacionamientos, que es espantoso.

¿Qué no le gusta de la ciudad de Panamá?

La desigualdad es lo que me parece más abominable. Que la ciudad se use dependiendo de la capacidad de ingreso y que no haya espacios comunes porque fueron dados al mercado. Las pocas decisiones que se tomaron en favor de lo colectivo que redundaron en beneficios enormes para la ciudad fueron decisiones muy particulares, como la de convertir un club de golf en un parque distrital. Eso fácilmente se habría convertido en un terreno de urbanización cara. La cinta costera también sirvió para ello, pues al principio iba a ser solamente un ensanche para las calles pero a través de manifestaciones ciudadanas se logró cambiar.

¿Qué ama de la ciudad de Panamá?

Las posibilidades que tienes. Por ejemplo, es sumamente seductor para un planificador urbano los territorios de la antigua Zona del Canal. Hay perspectivas de cambio muy sólidas y eso es apasionante. El espacio de lo que hay por hacer. Es un reto permanente que lo mantiene a uno vivo, y eso es parte de la idea, celebrar la vida.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Mundo Inmigrantes protestan en Chile en contra de políticas migratorias de Piñera

La manifestación se desarrolló de forma pacífica. La manifestación se desarrolló de forma pacífica.
La manifestación se desarrolló de forma pacífica. AFP

Cientos de inmigrantes protestaron este domingo en Santiago en rechazo a las políticas migratorias del gobierno de Chile, a ...

PIDIÓ DISCULPA POR SUS ERRORES Gobernador de Puerto Rico renuncia a la reeleción en medio de crisis política

Rosselló había anunciado en marzo que buscaría la reelección. Rosselló había anunciado en marzo que buscaría la reelección.
Rosselló había anunciado en marzo que buscaría la reelección. AFP

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, anunció este domingo 21 de julio que ya no aspirará a la reelección del cargo ...

CONTROVERSIA Trump a congresistas demócratas de minorías: pidan ‘disculpas’ a Estados Unidos

Trump lleva una semana recibiendo críticas por sus ataques contra las congresistas. Trump lleva una semana recibiendo críticas por sus ataques contra las congresistas.
Trump lleva una semana recibiendo críticas por sus ataques contra las congresistas. AFP

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reiteró este domingo 21 de julio sus ataques contra cuatro congresistas ...