Exclusivo: El primer capítulo de 'Origen', última novela de Dan Brown, este domingo en la edición impresa de La Prensa.

VIENE DE LA 1B I DE VISITA POR LOS CINES PORNO DE LA CAPITAL.

El secreto del abismo

Es un club de hombres. Si surge la necesidad, entre compañeros de butaca se apacigua el deseo. Las sillas están pegajosas.

A las tres salas llegaban policías uniformados que se asomaban a la puerta, miraban un rato y luego se marchaban.

. En dos de ellos el boleto cuesta un dolar, pero en El Tropical cuesta dos. . En dos de ellos el boleto cuesta un dolar, pero en El Tropical cuesta dos.
. En dos de ellos el boleto cuesta un dolar, pero en El Tropical cuesta dos.

Roberto Quinterorquintero@prensa.comEl primero en la lista era el Cine Apolo, en Calidonia. Entré. La oscuridad era impenetrable. Me habían recomendado no quedarme parado en la entrada, pero no podía ver nada.

Mi corazón retumbaba sin control: Le tengo miedo a la oscuridad. Me moví. A tientas busqué un puesto, caminando en medio de la sala, aún sin poder ver. Me senté. Alguien encendió un cigarrillo. Respiré.

Poco a poco mis ojos se adaptaron a la falta de luz. Descubro la sala medio vacía, noto siluetas y manos inquietas que se mueven. Se agudizan los sentidos, y entre gemidos percibo el ruido de hebillas que caen, y al fondo una dominicana que habla sin parar.

Los siento cerca. Busco y justo allí, a pocos puestos de distancia, veo a un hombre grande y fuerte sentado con los pantalones abajo, y en su entrepierna veo la cabeza de otro tipo que le drena la ansiedad acumulada durante el día.

Salí a fumar. El taquillero me dijo que podía entrar otra vez con el mismo boleto. Le pregunté si era el dueño del cine y me dijo que no, "pero tengo 30 años de trabajar aquí".

Me contó que antes el edificio lo ocupaba una fábrica de pastillas, que tiene unos 60 años de ser sala de cine y desde hace 15 se pasan películas porno.

Le pregunté si venía mucha gente y me contestó que más o menos. "Es como un barco que va y no termina de hundirse".

EL PODER DE LA CARNE

El Dorado queda frente al parque de Santa Ana. Este es más grande. Estaba más lleno y no tan oscuro, pero el ambiente se sentía viciado y olía a incienso barato.

Su gloria ya pasó. El Dorado fue una sala de teatro que luego empezó a proyectar cine. Es como el Teatro Nacional pero en miniatura.

Me senté. Las sillas estaban pegajosas. A diestro y siniestro se ve gente sentada autocomplaciéndose, mientras otros pululan por los pasillos preguntando "¿te ayudo?".

Hubo un momento en que, entre una película y otra, un hombre arrancó a cantar Cuanto daría de Ana Gabriel y, espontáneamente, todo un grupo se le unió formando un desafinado coro de voces. Yo no sabía si reír o llorar.

En el segundo piso de butacas la acción sube de tono. Allí conocí a Armando, un obrero de la construcción de 43 años que se sentó a mi lado.

Me dijo "esto se ha llenado de locas". De hecho, en toda la travesía, la única mujer que vi fue a la dominicana del Apolo.

"El ambiente ya no me gusta, es muy pesado", agregó. Ya yo había perdido la capacidad de espanto, pero él insistió. "Ahora se ve tranquilo, pero aquí tú ves de todo".

Se echo a reír y me dijo que, pese a todo, "me gusta venir a ver las poncheras que se forman". Le pregunté si no aprovechaba también para pescar y me dijo que no. "No vengo a revolcarme con cualquiera".

Sobrevino el silencio. Sentía bichos invisibles rondándome por doquier. "El lugar está lleno de chinches", explico Armando. Sentí necesidad de bañarme y creo que Armando lo notó. Justo allí me dijo que me veía bien, "¿cuál es tu nombre y qué vas a hacer después?".

PARA GENTE VIP

Al día siguiente fui al Tropical. Queda en Calle Estudiante, cerca del Instituto Nacional. Es grande. La entrada cuesta dos dólares, uno más que en el Apolo y El Dorado; por ende todo es mejor. El lugar está limpio, no es oscuro y las películas tienen colores.

Acá la discreción imperó. Pasó exactamente lo mismo, solo que los hombres no se ofrecían tan abiertamente.

Sin novedades en el frente decidí partir, y justo allí me topé con Armando y su amplia sonrisa.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Rumbo a Rusia 2018 Estos serán los primeros amistosos para la Sele

El equipo panameño clasificó como el tercer mejor equipo de Concacaf.
LA PRENSA/Archivo-Roberto Cisneros

Sistema Penitenciario Identifican a los presos que causaron incendio en cárcel de David

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Pierde por nocaut Jezreel Corrales también cae en el 'ring'

Alberto Machado (Der.) decidió el combate ante Jezreel Corrales en el octavo asalto. Alberto Machado (Der.) decidió el combate ante Jezreel Corrales en el octavo asalto.
Alberto Machado (Der.) decidió el combate ante Jezreel Corrales en el octavo asalto. Tomado de @HBOboxing

Después de perder la corona en la báscula, el púgil panameño Jezreel Corrales intentó este sábado, 21 de octubre, ...

ESTADOS UNIDOS Editorial pide disculpas por material ofensivo en manual de enfermería

La página del libro de enfermería que generó la controversia. La página del libro de enfermería que generó la controversia.
La página del libro de enfermería que generó la controversia. Tomado de Pearson

La gigante editorial Pearson pidió formalmente disculpas ante una avalancha de críticas por material cultural y racialmente ...

legislación Belice declara moratoria petrolera para resguardar arrecife de coral

La Barrera de Coral de Belice fue declarada Patrimonio Mundial por la Unesco en 1996. La Barrera de Coral de Belice fue declarada Patrimonio Mundial por la Unesco en 1996.
La Barrera de Coral de Belice fue declarada Patrimonio Mundial por la Unesco en 1996. AFP

Belice declaró el viernes una moratoria permanente a la explotación petrolera en sus aguas territoriales para resguardar su ...