Con un cuadro de suplentes el Atlético se lleva la victoria ante el L'Hospitalet

Con un cuadro de suplentes el Atlético se lleva la victoria ante el L'Hospitalet
Con un cuadro de suplentes el Atlético se lleva la victoria ante el L'Hospitalet

BARCELONA, España. (EFE).- El Atlético de Madrid superó a un aguerrido LHospitalet (0-3) que, a pesar de su condición de modesto, aguantó las embestidas del vigente campeón de Liga, que en el segundo tiempo sentenció la eliminatoria gracias a los goles de Griezmann, Gabi y Cristian Rodríguez.

El decimotercero clasificado del Grupo III de la Segunda División B plantó cara ante un Atlético plagado de suplentes, que sudó más de lo previsto para llevarse el duelo y dejar casi sellado el pase a los octavos de final.

Era el primer partido de los colchoneros después de la reyerta mortal que el pasado domingo protagonizaron los ultras del Atlético y el Deportivo de la Coruña en Madrid.

Por ello, los Mossos dEsquadra desplegaron un dispositivo policial con más efectivos de lo habitual para controlar a los cerca de 100 aficionados rojiblancos que se desplazaron a LHospitalet, mientras que antes del partido los jugadores de ambos equipos salieron con una camiseta con el lema “Fútbol sin violencia”.

Fueron las únicas referencias al episodio violento sucedido en Madrid hace apenas 72 horas.

En lo estrictamente futbolístico, se impuso la lógica, a pesar de que Simeone introdujo hasta nueve cambios en la alineación.

Los goles fueron marcados por Griezmann (66), Gabi (p 80) y Cerci (92).

MÁLAGA LOGRA EMPATE

Al Málaga le bastó con poco ante el Deportivo para llevarse de Riazor un buen resultado (1-1) para el partido de vuelta de la eliminatoria de dieciseisavos de final de la Copa del Rey, en la que le favorece, por ahora, el valor doble del gol que logró.

El Deportivo, que fue superior durante muchos minutos, empezó frío, como el ambiente, lo pagó con un gol en el primer acercamiento de los andaluces y, después, lo contrarrestó con un tanto de Toché en la segunda parte.

Los dos equipos repetirán en el mismo escenario el próximo sábado pero en Liga y con alineaciones que poco tendrán que ver con las que presentaron los técnicos en la Copa.

Sin el calor de los ultras, tan criticados por la violencia que protagonizan fuera del campo como necesarios por el ambiente que generan en la grada, y después de un minuto de silencio extraño, el Málaga dejó aún más helado a Riazor en el partido en el que el fondo de los Riazor Blues fue clausurado.

Once minutos tardó el Málaga en encontrar el gol, al que llegó con una falta lejana que botó Luis Alberto y cabeceó Camacho para sorprender al argentino Lux en su vuelta a la portería después de haber perdido la titularidad en Liga.

La fortuna que le había faltado a Toché (69) en sus anteriores apariciones en el partido la compensó al recoger en el área una asistencia de cabeza de Diakité y superar al portero del Málaga para equilibrar el choque 1-1.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL