LICITACIóN DE LíNEA 2

‘Conflicto se debió notificar’: Movin

‘Conflicto se debió notificar’: Movin
‘Conflicto se debió notificar’: Movin


Si alguno de los miembros de la comisión evaluadora de la licitación de la línea 2 del Metro sabía que tenía algún conflicto de interés con alguna de las empresas participantes debió comunicarlo en su momento, dijo ayer Annette Planells, presidenta del Movimiento Independiente por Panamá (Movin).

El rector de la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP), Óscar Ramírez, uno de los siete miembros de la comisión evaluadora, ofreció servicios de consultoría entre 2010-2012 a Odebrecht, empresa que forma parte del Consorcio Línea 2, que se adjudicó el contrato.

Según aparece en su historial de experiencia profesional, Ramírez fue consultor/diseñador para constructora Norberto Odebrecht entre 2010 y 2012 en el proyecto de saneamiento de la bahía.

También prestó sus servicios para la línea 1 del Metro de Panamá en el diseño de obras civiles subterráneas, obras de retención y otras estructuras.“Es un conflicto de interés que debe evitarse. Ramírez debería abstenerse de ser miembro de dicha comisión técnica”, manifestó Angélica Maytín, directora de la Autoridad Nacional de Transparencia y Acceso a la Información (Antai).

*La comisión evaluadora tenía entre sus funciones revisar las propuestas técnicas y económicas que entregaron los tres consorcios que participaron en la licitación para atribuirle el puntaje correspondiente según la ponderación que estableció el Metro de Panamá.



Consorcio Línea 2 obtuvo una calificación total de 855.98 puntos, con una oferta de $1,857 millones y la mayor calificación en la parte técnica (396 puntos de un máximo de 510).

En segundo lugar quedó el Consorcio Panametro, compuesto por China Harbour Engineering Company, China Railway First Group y la española Corsán-Corviam, con una puntuación total 770.33. Su oferta económica fue la más baja de las tres ($1,667 millones), pero solo obtuvo 311 puntos de la oferta técnica.

La tercera posición fue para el consorcio UTE Panamá II, formado por la española Dragados, la mexicana ICA y la peruana Graña y Montero, con una oferta de $2,076 millones y una calificación de 317 puntos en la parte técnica. Su puntuación total fue de 736.98.

Consultado sobre el posible conflicto de interés, la directora de Legal del Metro de Panamá, Marcia Arosemena, alegó que la entidad licitante designó a Ramírez en la comisión evaluadora por su trayectoria profesional y la reconocida experiencia en temas estructurales.

“Usted no puede catalogar como conflicto de interés que entre los miembros de la comisión evaluadora de la línea 2 se permitiera la participación de personas que habían dado servicio a una de las empresas”, dijo Arosemena.

“El conflicto de interés es aquella situación en la que el juicio del individuo -concerniente a su interés primario- y la integridad de una acción tienden a estar indebidamente influidos por un interés secundario, de tipo generalmente económico o personal”, manifestó.

Es decir, añadió Arosemena, una persona incurre en un conflicto de interés cuando en vez de cumplir con lo debido, podría guiar sus decisiones o actuar en beneficio propio o de un tercero.

A su juicio, la comisión evaluadora fue imparcial en la toma de sus decisiones y cumplió con la metodología establecida en el pliego y sus calificaciones están debidamente motivadas en el informe de evaluación. “La honestidad, el honor y la ética de los ciudadanos convocados para brindarle al país tan alto servicio, como fue participar en esta comisión evaluadora, no pueden ser cuestionados sin sustento alguno”, afirmó.

 Tras ser consultado, Ramírez reconoció que han sido muchas las empresas a nivel nacional o internacional, a las que ha brindado sus servicios como especialista en ingeniería estructural.

   "En ningún caso, mis servicios profesionales han supuesto un vinculo o un compromiso que vaya más allá que brindar mis conocimientos para resolver problemas de ingeniería y así servir a la sociedad", manifestó el rector de la UTP.

   Agregó que el trabajo que ha realizado como miembro de la comisión que evalúo las propuestas técnicas y económicas para la Línea 2, junto a otros reconocidos miembros de la comunidad profesional panameña, "ha sido un trabajo honesto, movido solamente por el deseo de servir a mi país".  "Nuestra labor en este servicio no fue el de evaluar empresas, sino las propuestas técnicas que mejor se ajustaban al pliego de cargos, y en respeto a la ley de contrataciones publicas, hecho del que fuera testigo la reconocida firma de auditores KPMG", añadió.