CONTENIDO PATROCINADO

Siempre es buen momento para empezar a ahorrar

Siempre es buen momento para empezar a ahorrar
Siempre es buen momento para empezar a ahorrar

Muchas veces nos preguntamos qué y cómo debemos hacer para empezar a ahorrar o para cambiar nuestros hábitos de ahorro. Esta inquietud nos puede surgir en cualquier momento, dependiendo la etapa de la vida que estemos atravesando. Esto usualmente inicia cuando somos pequeños, que pensamos en ahorrar depositando en una alcancía o cuenta de ahorro el dinero que nos dan nuestros padres y familiares por diferentes eventos como mesada, cumpleaños, graduaciones, entre otros. Si bien es un buena práctica durante la niñez, ahorrar es mucho más que ahorrar lo que nos sobra.

A medida que crecemos y que nuestros proyectos y necesidades cambian, nos encontramos ante una realidad en la debemos ver el ahorro como la herramienta fundamental para alcanzar nuestros sueños y construir el futuro que nos gustaría tener, sean cual sean nuestras metas y objetivos. Si esto lo aprendemos y ponemos en práctica desde nuestra juventud, podemos planificar mucho mejor nuestro futuro financiero y vivir de una manera más predecible financieramente.

Para empezar, es importante que entendamos que un mejor futuro financiero comienza con unos pequeños cambios en la forma en la que nos relacionamos y manejamos el dinero. La clave está en establecer algunos buenos hábitos financieros, sin importar qué edad o dinero se tenga.

Un primer paso para empezar, es trabajar en un presupuesto considerando todas nuestras fuentes de ingresos y todos nuestros gastos. Esta herramienta sencilla pero potente, nos permite visualizar y entender todo lo que gastamos de manera segmentada y ver cómo se relacionan estos gastos con nuestros ingresos, para tomar mejores decisiones financieras. La revisión periódica de este presupuesto nos permite evaluar cuáles son los gastos que podemos recortar o que consideramos como innecesarios, para hacer un uso más eficiente de nuestro presupuesto mensualmente.

Siempre es buen momento para empezar a ahorrar
Siempre es buen momento para empezar a ahorrar

Para que este presupuesto tenga sentido, es importante que tengamos claro cuál o cuáles son nuestros objetivos o metas financieras. Este ejercicio de definir lo que queremos lograr, nos permite trazar mejor el camino que debemos tomar en términos económicos, y establecer el tiempo máximo que nos proponemos para alcanzarlo. Para evitar sentirse abrumado, se puede iniciar con objetivos a corto plazo, ya que es más fácil ahorrar cuando mantenemos una visión semanal o mensual.

Una vez tengamos claro cuáles son nuestros ingresos, cuánto y en qué estamos gastando y dónde queremos llegar (nuestros objetivos), un buen paso para empezar a ahorrar es controlar los ‘gastos hormiga’. El café que nos compramos todas las mañanas o los almuerzos semanales con nuestros amigos, pueden convertirse en un problema si no sabemos manejar nuestras finanzas. Estos son los ‘gastos hormiga’, que erróneamente percibimos como de ‘bajo monto’, pero que cuando los sumamos a fin de mes, representan un alto porcentaje de nuestros ingresos.

Siempre es buen momento para empezar a ahorrar
Siempre es buen momento para empezar a ahorrar

Otra manera de controlar gastos es realizar compras de manera inteligente. Las ‘compras inteligentes’ son aquellas que se realizan a conciencia, cumpliendo con un análisis previo de la relación entre calidad y precio o si lo que estamos adquiriendo lo hacemos por necesidad o utilidad. Es cierto que comprar de manera inteligente puede llegar a tomarnos más tiempo por el análisis y búsqueda que debemos hacer previamente, pero si valoramos el costo – beneficio, nos damos cuenta que a la larga puede representar un ahorro significativo en nuestro presupuesto. Un ejemplo puede ser saber dónde puedo encontrar el precio más económico para un mismo producto que compro de manera frecuente. También podemos realizar el ejercicio de las 24 horas que consiste en pensar durante este periodo de tiempo, si realmente es necesario que adquiera un producto o servicio.

Es imposible predecir el futuro, pero tomar en cuenta estos aspectos nos puede ayudar a organizarnos, salvaguardarnos financieramente, prepararnos para eventualidades, y por qué no, adquirir algo que siempre hemos anhelado tener. Adicional, nos permitirá construir una cultura de ahorro a nivel individual, con nuestras familias, favoreciendo también a las futuras generaciones.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL