Duques de Sussex

Príncipe Enrique y Meghan: una unión diferente en la realeza inglesa

Temas:

Meghan y Enrique salen del Castillo de Windsor para ir a celebrar a Frogmore House. El anillo que lleva le perteneció a la princesa Diana. Meghan y Enrique salen del Castillo de Windsor para ir a celebrar a Frogmore House. El anillo que lleva le perteneció a la princesa Diana.

Meghan y Enrique salen del Castillo de Windsor para ir a celebrar a Frogmore House. El anillo que lleva le perteneció a la princesa Diana. Foto por: AFP

Los novios a su salida de la capilla de San Jorge, en el Castillo de Windsor. Los novios a su salida de la capilla de San Jorge, en el Castillo de Windsor.

Los novios a su salida de la capilla de San Jorge, en el Castillo de Windsor. Foto por: AFP

La mamá de Meghan, Doria Ragland; Carlos, el príncipe de Gales y su esposa Camila, al terminar la boda. La mamá de Meghan, Doria Ragland; Carlos, el príncipe de Gales y su esposa Camila, al terminar la boda.

La mamá de Meghan, Doria Ragland; Carlos, el príncipe de Gales y su esposa Camila, al terminar la boda. Foto por: AP

El príncipe Enrique de Inglaterra y la exactriz estadounidense Meghan Markle, desde hoy duques de Sussex, se casaron este sábado en Windsor, en una iglesia de San Jorge llena de celebridades, decenas de miles de personas en las calles y millones ante sus televisores en todo el mundo.

Tras la polémica suscitada por la ausencia de su padre Thomas Markle, Meghan recorrió prácticamente sola todo el camino hasta el altar y sólo tomó el brazo de su suegro, el príncipe Carlos, casi al final.

"Mi niña está hermosa", dijo el padre de la novia a la web estadounidense TMZ. Thomas Markle, que vive en México, no viajó por problemas de salud pero también al sentirse avergonzado por haberse prestado a posar para unos paparazzi.

Los príncipes Enrique y Guillermo, hijos de la fallecida Diana de Gales, llegan a la iglesia de San Jorge. Expandir Imagen
Los príncipes Enrique y Guillermo, hijos de la fallecida Diana de Gales, llegan a la iglesia de San Jorge. AP

Enrique de Inglaterra vistió el uniforme de gala militar de su regimiento de caballería, el Blues and Royals, y llegó a pie a la iglesia acompañado de su hermano Guillermo, su padrino de boda.

Los novios, cuyas manos permanecieron enlazadas durante la mayor parte de la ceremonia, pronunciaron sus votos matrimoniales ante el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, líder espiritual de la Iglesia anglicana.

Meghan Markle, de 36 años, lucía un sencillo y elegante vestido blanco de seda diseñado por la británica Clare Waight Keller para la casa de alta costura Givenchy, con escote de barco, manga tres cuartos y un velo de cinco metros bordado y sujeto con una tiara de diamantes prestada por la reina Isabel II, abuela del novio.

Antes del matrimonio, el Palacio de Kensington informó que la alianza de la novia es de oro galés y que fue un regalo de la reina Isabel II. Mientras que el anillo de Harry es de  platino . Ambas piezas fueron fabricadas por Juwelier Cleave and Company.

La reina Isabel II le regaló a Meghan su anillo de boda. Expandir Imagen
La reina Isabel II le regaló a Meghan su anillo de boda. AFP

Cuando Enrique, de 33, dijo "I will", el rugido de emoción de la multitud congregada en el exterior del castillo llegó hasta la iglesia, provocando risas entre los asistentes. La reina permaneció impasible y los novios estuvieron sonrientes y tranquilos, al menos en apariencia.

Al acabar la ceremonia, los recién casados se besaron en las escaleras de la iglesia, en el momento más celebrado de un día que unió al país en plena crisis existencial por el Brexit.

El esperado beso de los novios, Expandir Imagen
El esperado beso de los novios, AFP

"Fue maravilloso, me gustó todo", explicó a la AFP la británica Elizabeth Chambers, haciendo hincapié en que el enlace del sexto en la línea de sucesión al trono fue "más natural" que anteriores bodas reales.

La ceremonia tuvo toques del mestizaje que encarna la pareja, como el encendido sermón sobre el amor del obispo estadounidense Michael Curry, que concluyó citando al líder negro de los derechos civiles Martin Luther King, o la versión de la canción "Stand By Me", de otro King, Ben E., a cargo de un coro de góspel.

Obispo estadounidense Michael Curry. Expandir Imagen
Obispo estadounidense Michael Curry. AFP

"íTenemos que descubrir el amor, el poder redentor del amor! (...) íHermano, hermana, os quiero!", aseguró el pastor, entre las risitas incrédulas de algunos miembros de la familia real, como la princesa Beatriz, prima del novio.

Elton John, la presentadora de televisión Oprah Winfrey, los actores George Clooney e Idriss Elba, el exfutbolista David Beckham, la tenista Serena Williams o las exnovias de Enrique Chelsy Davy y Cressida Bonas, estaban entre los 600 invitados a este templo, tumba de reyes y escenario este sábado de su decimosexta boda real desde 1863.

Entre los hombres predominaba el chaqué oscuro, combinado con chaleco brillante y corbata; ellas lucían coloridos vestidos y espectaculares sombreros.

El mismo día de la boda, Isabel II nombró a Enrique duque de Sussex, conde de Dumbarton y barón de Kilkeel, respectivamente, un titulo nobiliario inglés, otro escocés y el tercero norirlandés, como manda la tradición.

La ceremonia concluyó con el God Save the Queen (Dios salve a la reina), el himno británico que la novia estadounidense cantó, como hicieron las miles y miles de personas congregadas en las calles.

Como ya es tradición en las bodas reales británicas, los novios se transportaron en una carroza Ascot tirada por cuatro caballos grises. Expandir Imagen
Como ya es tradición en las bodas reales británicas, los novios se transportaron en una carroza Ascot tirada por cuatro caballos grises. AFP

 Luego, la pareja recorrió las calles de Windsor en una carroza Ascot tirada por cuatro caballos grises, como manda la tradición en la familia real.

Markle hizo un visible gesto de alivio cuando el carruaje llegaba a su destino, el castillo de Windsor, donde lejos de los ojos de los medios y de la gente se celebró un almuerzo ofrecido por la reina Isabel II.

Recepción-almuerzo

La primera celebración de la boda la ofreció la reina Isabel II. Se llevó a cabo en uno de los salones del castillo de Windsor y asistieron 600 invitados.

La novedad del almuerzo fue que los platos principales se sirvieron en grandes boles, una moda venida de Asia y adoptada por jóvenes aficionados a la gastronomía como Meghan Markle.

En el menú, productos británicos tan tradicionales como los langostinos y el salmón ahumado escoceses, los espárragos de Cotswolds o el jamón curado de Cumbria. La mayoría de los vegetales fueron cosechados en la huerta real.

De este menú se encargó el chef de la reina Isabel II, Mark Flanagan, quien explicó que Enrique y Meghan escogieron los bocadillos que se sirvieron. Por comodidad, estos debían comerse en un máximo de dos bocados, ya que se trataba de una recepción, por lo que los invitados estuvieron de pie.

El chef de la reina Isabel II, Mark Flanagan se encargó del menú de la recepción realizada en el Castillo de Windsor. Expandir Imagen
El chef de la reina Isabel II, Mark Flanagan se encargó del menú de la recepción realizada en el Castillo de Windsor. AFP

La pastelera Claire Ptak, dueña de una pastelería de moda en Londres, fue la encargada del pastel de boda. Era de limón y estaba endulzada de manera orgánica con flor de saúco. Como decoración, tenía una cobertura de crema de mantequilla y flores frescas.

De la música se encargó el cantante Elton John tocó para los invitados.

Pastel de boda. Expandir Imagen
Pastel de boda. AFP

Festejo privado

Por la noche, el padre del novio, el príncipe Carlos de Gales, ofreció una fiesta en su residencia de Frogmore House, a la que asistieron unas 200 personas. Allí es donde Harry y Meghan hicieron sus famosas fotos de compromiso, en diciembre del año pasado.

A las 8:00 p.m., los duques de Sussex abandonaron el Castillo de Windsor para ir a la fiesta privada. En su mano llevaba un anillo con una enorme aguamarina, el cual perteneció a la princesa Diana. Es tradición que la novia reciba de regalo una joya de la realeza.

El príncipe Enrique le regaló este anillo, que era de su madre, a Meghan. Expandir Imagen
El príncipe Enrique le regaló este anillo, que era de su madre, a Meghan. AP

El recorrido de 500 metros hasta Frogmore House fue a bordo de un Jaguar E-Type Concept Zero descapotable color azul plateado, un vehículo de 1968 y ahora se adaptó como automóvil eléctrico.

Sobre los regalos, los novios pidieron a los invitados una donación a distintas organizaciones que ellos eligieron.

Los duques a bordo del Jaguar E-Type Concept Zero. Expandir Imagen
Los duques a bordo del Jaguar E-Type Concept Zero. AFP

En las calles de todo el país se organizaron fiestas vecinales, al amparo del buen tiempo, y el día acabó bien regado por la muy graciosa concesión de permitir que los pubs cierren más tarde que lo habitual.

Atrás quedaron los tiempos en que una divorciada estadounidense -Wallis Simpson, cuya boda con Eduardo VIII le obligó a abdicar en 1936 después de un breve reinado de 11 meses- podía hacer temblar los cimientos de una institución que ha presidido la vida del país desde la noche de los tiempos, con una breve interrupción en el siglo XVII.

Markle es la primera mulata de la familia real que se recuerda, acercando más que nunca el palacio de Buckingham a los barrios jamaicanos de Londres, donde el enlace también se siguió con interés.

Desaparecido el Imperio, con el Brexit en el horizonte, y un gobierno británico que suscita pocas simpatías en el mundo, Isabel II y su clan están ahí para que el país mantenga la frente alta, como demostraron las miles de personas de todo el mundo, y en particular de las antiguas colonias, que viajaron hasta Windsor y cuyas banderas se mezclaron con las Union Jacks.

 

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Videos del día Un programa propone cambiar desechos por bienes

Un programa propone cambiar desechos por bienes Un programa propone cambiar desechos por bienes Vídeo
Un programa propone cambiar desechos por bienes AFP

Latas de atún, cartones de leche vacíos, envases de vidrio o periódicos viejos se pueden canjear en Costa Rica por jugos, ...

MGA Entertainment Magnate de juguetes que desafió a Barbie se prepara para Navidad

Isaac Larian, director ejecutivo de MGA Entertainment, empresa creadora de las muñecas Bratz. Isaac Larian, director ejecutivo de MGA Entertainment, empresa creadora de las muñecas Bratz.
Isaac Larian, director ejecutivo de MGA Entertainment, empresa creadora de las muñecas Bratz. Tomado de Internet

Isaac Larian llegó a Estados Unidos cuando era un adolescente con $750 en el bolsillo, luego pasó una década lavando ...