Chemito Moreno pierde y Panamá se queda sin campeón mundial de boxeo



TEXAS, EU.- Anselmo Chemito Moreno no pudo regresar a casa con su faja del peso gallo, versión AMB, tras perder anoche por decisión técnica ante el dominicano Juan Carlos Payano, resultado que deja a Panamá sin campeón mundial de boxeo.

La Arena Mesquite de Texas, Estados Unidos, fue escenario de un combate complicado para el panameño, ante un rival que salió decidido a conectar sus golpes, de una forma desesperada, pero efectiva.

Chemito Moreno, quien reina en la categoría, de las 118 libras desde 2008, tenía un plan trazado para una larga noche, pero todo cambió en el segundo asalto con un corte en la ceja derecha de Payano, tras un cabezazo no intencional.

Esto llevó al médico del combate a detener las acciones antes de empezar el séptimo capítulo y, de acuerdo con los reglamentos, se tenía que recurrir a la tarjeta de los jueces.

Los tres oficiales tenían ganando a Payano luego de seis rounds y Moreno quedó destronado. Así fue la votación: 59-55 58-56 58-56.

HABLA CHEMITO MORENO

“No hay excusas, estábamos bien preparados. Entre más iban pasando los asaltos, me sentía con un poquito más de fuerza, pero lamentablemente la pelea no llegó a los 12 asaltos”, afirmó Moreno tras el combate.

El panameño detalló que fue una pelea complicada, que estaba descifrando a Payano, pero el corte en la ceja llevó a que el pleito de decidiera por las tarjetas.

Moreno, de 29 años y quien ahora queda con marca de 35-3,expresó que su carrera no se ha acabado, al tiempo de confirmar que subirá de categoría en busca de otra corona.

“Vamos por otro campeonato y esperamos trabajar fuerte. Pienso subir a las 122 libras”, enfatizó Moreno, quien recordó que han sido muchos años de sacrificio en las 118 libras.

El hecho que empañó la función fue la joven designada para cantar el himno de Panamá, Stephanie Weston, se enredó y no se sabía la letra, o no logró memorizarla.

Mientras el boxeo panameño se queda sin monarca alguno, sigue la espera de quién será el número 30, después de fallidos intentos.