FÓRMULA UNO.

Alonso festeja con marea azul

El piloto español Fernando Alonso celebró ayer, en su ciudad natal de Oviedo y ante 20 mil seguidores, el título de campeón del mundo de Fórmula Uno, un día después de recibir el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes 2005, que el pasado viernes le entregó Felipe de Borbón en la capital asturiana.

Al menos 20 mil personas, según los cálculos de la Policía Local, tomaron el centro de Oviedo para rendir homenaje y aclamar al actual campeón del mundo de Fórmula uno, que pidió a la "marea azul" que no le deje solo y que en el futuro le siga mostrando su apoyo con los mismos colores, con independencia de la escudería para la que corra.

Desde primeras horas de la mañana, grupos de jóvenes con camisetas y gorras azules y amarillas, los colores de la escudería Renault, pero también de la bandera de Asturias, habían tomado posiciones en la plaza de La Escandalera, frente a la sede de Cajastur, para conseguir un sitio privilegiado desde el que escuchar y ver al piloto asturiano.

A ellos se fueron sumando cientos de seguidores, algunos de ellos adolescentes con la cara pintada de azul y amarillo, y otros con banderas de Asturias, pero también de otras comunidades autónomas.

Edición Impresa