OLÍMPICO

Elisa, la abuela que tira puñetes

El boxeo es su pasión, por ello no escatima esfuerzos para poder ser una de las mejores en Panamá. Nada detiene a la sargento segundo para buscar su objetivo y para ello se inspira, cada día, en su nieta Marielis.

Ella es Elisa Williams, quien se ha propuesto ser parte de la representación de Panamá que estará en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

La boxeadora sabe que el camino no es fácil y por eso en estos días de fiestas no para de entrenar y trabajar. Ayer lo estaba haciendo, con la intención de estar lista a la convocatoria para los clasificatorios de Bulgaria y los Juegos Panamericanos del año entrante.

La bocatoreña se levanta temprano para correr, hacer sesiones de entrenamiento en el gimnasio de Barraza y de paso cumplir con su rol de policía, madre y abuela.

Elisa, la abuela que tira puñetes
Elisa, la abuela que tira puñetes

La sargento segundo tiene 38 años de edad y compite en la categoría de los 60 kilogramos, en la que ya ha cosechado varios triunfos internacionales.

Por ejemplo, viene de obtener medalla de plata en la categoría de los 60 kilos del boxeo femenino en los Juegos Centroamericanos y del Caribe que se desarrollaron en Barranquilla, Colombia.

También de lograr una presea de bronce en los 54 kilogramos del Campeonato Continental de Boxeo Olímpico Femenino, cuya sede fue el Polideportivo José María Vargas en Venezuela.

Williams cayó en las semifinales ante la brasileña Gleisielle Gomes por decisión unánime 5-0. En esa misma competencia su compatriota Atheyna Bylon ganó una de oro en la categoría de 69 kilogramos.

Hace unas semanas, la boxeadora estuvo en el Campeonato Centroamericano, que se desarrolló en Costa Rica y en el Campeonato Mundial de Boxeo, que se disputó en la India.

Elisa, la abuela que tira puñetes
Elisa, la abuela que tira puñetes

En Costa Rica se destacó y se apoderó de la medalla de oro. Williams venció en la final a Joselin Pastrana, de Costa Rica, por decisión en la división de los 60 kilogramos. En este mismo torneo vio acción Bylon, quien se llevó la dorada en los 69 kilogramos.

Luego del oro en Costa Rica viajó al Mundial, donde no tuvo tanta suerte.

Para llegar a su mejor nivel no ha sido fácil. Su día lo ha divido en tres jornadas, primero una sesión de carretera, después va al gimnasio de Barraza donde hace soga y guantea; y en la tarde vuelve a correr. Durante el día no olvida a su nieta, es su inspiración y alegría en los momentos difíciles.

Pese a ello, el sacrificio vale la pena, el poco tiempo que le queda lo comparte con sus dos hijas, Massiel y Elizabeth, y su nieta, quienes son sus prioridades en la vida. Otra de ellas es cumplir con su aspiración olímpica.

Elizabeth y Massiel no han seguido sus pasos, no así su nieta Marielis , de apenas un año y 10 meses.

“Ella [nieta] cada vez que me ve en la televisión, comienza a imitarme. Creo que seguirá mis pasos, ya que su padre también es un boxeador”, agregó.

La guerrera bromea y dice que es una “abuela tirando puñetes”. La boxeadora nacida en Changuinola aspira a estar en Tokio, sería “un sueño cumplido” para la bocatoreña.

Su pasión por el boxeo arrancó en 2011 en la Policía Nacional, junto a la campeona mundial Baylon, antes de esto, la ahora sargento segundo de la Policía jugaba softbol y fútbol de manera recreativa.

Williams se crió en El Empalme y se graduó en la escuela nocturna del IPT de Finca 6. Luego entró a la Academia de Policía donde se motivó por el boxeo.

Comentó que no tenía tiempo para estar con su familia y vio en este deporte la oportunidad para lograr ese objetivo, así que pronto se vio con guantes puestos y dentro de un cuadrilátero, bajo la tutela de los entrenadores Gustavo Caicedo y Melanio Flores.

La pugilista bocatoreña le pide a las mujeres que hagan deporte y pone como ejemplo a su compañera Bylon.

Así comenzó la carrera boxística de Williams, una veterana del boxeo, con aspiraciones olímpicas.

Solo ayer, seguía entrenando y aprovechó para desearle a sus seguidores feliz Navidad.

Edición Impresa