LIGA DE LAS NACIONES

Ilusión o decepción, otra vez en el Rommel

Ilusión o decepción, otra vez en el Rommel
Ilusión o decepción, otra vez en el Rommel

Cerrar el año con una victoria que vuelva a enamorar a una afición dolida.

Esa es la misión que buscará cumplir esta noche la selección de Panamá cuando reciba a su similar de México en un encuentro por la Liga de Naciones de Concacaf.

Y pese a que la tarea no se ve nada fácil al tratarse de un elenco mexicano que nunca ha caído en el Rommel, y de un equipo panameño que suma ya dos años sin ganar como local, varios de sus jugadores señalan que es el momento propicio para ganarse nuevamente “el cariño de la afición”.

“Para nosotros, como para el país, un triunfo sería importante”, destaca el mediocampista Alberto Quintero.

“En ese último partido ante Bermudas, la gente nos pitó y eso nos dolió mucho”, recuerda Quintero.

El pequeño y rápido volante se refiere a la dura derrota sufrida hace dos meses en casa ante Bermudas por 2–0 en el último partido del seleccionado nacional en el Rommel.

Una derrota, que más allá de provocar el enojo de la afición de la Marea Roja, hundió a Panamá y lo alejó de su objetivo de sumar los puntos suficientes para entrar a la ronda hexagonal. “Pero ese cariño se recupera con un triunfo”, recalca Quintero.

Ilusión o decepción, otra vez en el Rommel
Ilusión o decepción, otra vez en el Rommel

A ganarse el respeto

El problema son los dos años y un mes desde la última victoria del onceno nacional en el Rommel.

Dos años que, desde el gol de Román Torres ante Costa Rica para ir directo al Mundial de Rusia, la opinión general es que las cosas no se han hecho de la mejor manera, tanto en lo deportivo como en lo dirigencial.

Y en ese espejo también se mira el volante Édgar Yoel Bárcenas quien pese a reconocer que el panorama “está complicado”, menciona que están listos para luchar hasta final.

“Tenemos una linda oportunidad en casa, en el mes de la patria, de reivindicarnos y ganar ese respeto que nos hemos perdido”, reitera el jugador del Real Oviedo del fútbol español.

Dudas en la titular

Panamá presenta varias inquietudes para armar su cuadro titular.

Ningún misterio se asoma en la portería con el experimentado José Calderón situándose allí ante la ausencia del arquero Luis Manotas Mejía, por pedido especial.

La primera interrogante apunta a la defensa, en la figura de Fidel Escobar.

El técnico argentino Américo Tolo Gallego podría alinear a Escobar como volante de contención, como ya lo utilizó en su única victoria al frente de Panamá en la visita ante Bermudas por 4–1.

Sobre los demás, se espera que los laterales sean los mismos que salieron en el estadio Azteca ante México, con Francisco Palacios por derecha y Azmahar Ariano por izquierda.

La dupla central tendría al capitán Román Torres, posiblemente acompañado del experimentado Adolfo Machado, en caso de darse el movimiento de Escobar a la línea de volantes.

Luego no hay dudacon la presencia de Negrito Quintero y Bárcenas en sus roles de mediocampistas de llegada al ubicarse en los costados.

Dónde sí está la duda es en la zona de recuperación. Cabe la posibilidad de ubicar a Escobar formando pareja con Abdiel Ayarza, este último de buen partido en el Azteca, o con Armando Cooper alternando con Ayarza o Escobar.

Recordemos que Cooper entró a última hora en la convocatoria ante las bajas por lesión de Aníbal Godoy y Adalberto Carrasquilla, dos titulares en el duelo ante México.

En ataque todo apunta a una dupla conformada por Gaby Torres y Cecilio Waterman, dos delanteros que jugaron juntos en la Copa Oro de 2013. Waterman, de buen presente en Uruguay, no juega con Panamá desde los Juegos Panamericanos de 2015.

Cerca pero sin victorias

Los últimos tres enfrentamientos frente a los aztecas en el Rommel han terminado en empate.

Dos por marcador de 0–0 en los últimos duelos de eliminatorias de 2013 y 2017, y otro más en 2005 por 1–1, con la recordada chilena de Luis Matador Tejada.

La selección de Panamá ha estado cerca de lograr su primer triunfo en casa sobre el llamado gigante de la Concacaf, pero hasta ahora dicha meta está en veremos.

Una victoria o un empate de México y se sellaría su boleto a la ronda de semifinales de la Liga de Naciones de Concacaf.

Una derrota y tendría que esperar hasta la última fecha el próximo martes 19, cuando reciba a Bermudas en casa para lograr la clasificación.

En el caso de Panamá, un triunfo y regresa el sonido de las campanas para despertar otra vez la ilusión de decir presente en la hexagonal.

“Para nadie es un secreto que hemos perdido puntos importantes. Pero tenemos el compromiso y la ilusión de llegar a la hexagonal”, expresa Gaby Torres.

Para Gallego será su cuarto partido al frente de Panamá.

El estratega argentino —con marca de una victoria y dos derrotas en el banquillo panameño—, busca celebrar su primera victoria en el Rommel y de paso hacer olvidar el mal sabor de boca tras la derrota ante Bermudas.

El objetivo para Panamá es claro: ganar para despedir el año en una nota positiva y poder enamorar a una desilusionada afición.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL