TENIS.DURA BATALLA

Ljubicic y Nadal juegan hoy la final de Madrid

Ljubicic y Nadal juegan hoy la final de Madrid
FINALISTA. El tenista español Rafael Nadal muestra su alegría por la victoria sobre el estadounidense Robby Ginepri.

Si algo ha caracterizado al croata Ivan Ljubicic, el mejor jugador este año en pista cubierta y rival de hoy del español Rafael Nadal en la final del Masters Series de Madrid, es su carácter luchador, una señal que le ha distinguido durante toda su vida.

Nacido en Banja Luka, en Bosnia Herzegovina, hijo de un electricista y de una ama de casa croatas, Ljubicic abandonó su tierra natal a los 13 años para escapar de la guerra, en una iniciativa de un club italiano para ayudar a los niños de aquella región.

De aquel entonces hasta hoy, Ljubicic de 26 años, ha visto casi todos sus sueños logrados.

El más importante tendrá lugar en Bratislava a primeros de diciembre, cuando luchen contra Eslovaquia en la final de la Copa Davis, y su aportación ha sido definitiva al mantenerse invicto, con seis victorias individuales y tres en dobles. Pero antes ha rellenado su historial con datos importantes.

Finalista júnior de Wimbledon en 1996 ante el bielorruso Vladimir Voltchov, medalla de bronce en dobles en los JJ.OO. de Atenas, con su compatriota Mario Ancic, representante de los jugadores en el Consejo de la ATP, y esta semana, número 12 del mundo.

Ha coronado una gran temporada en la que ha ganado dos títulos ATP seguidos, Metz (a Gael Monfills en la final) y Viena (Juan Carlos Ferrero), el challenger de Zagreg, y ser subcampeón en cuatro más, tres de ellas perdidas ante Roger Federer: Doha, Rotterdam y Dubai, y otra más, Marsella contra Joachim Johansson. Y está en la lucha por uno de los puestos para la Copa Másters de Shangai. Su entrenador físico es el español Salvador Sosa y en el 2004 ganó su primer título en Lyon, en pista cubierta.

Durante el torneo de Viena habló por teléfono todos los días con Goran Ivanisevic, el ícono del tenis en Croacia. Y terminó dedicándole el título.

También ha expresado que Goran debe estar en el equipo de Croacia, en la final contra Eslovaquia, bien como jugador "o de lo que sea". Casado con Aida, Ljubicic expresó que ser un jugador casado "es una buena situación" y también comentó que hoy le espera un duro trabajo.

Edición Impresa