UNA OCTAVA ETAPA DIFÍCIL.

‘Tenemos que mejorar’: Lance Armstrong

‘Tenemos que mejorar’: Lance Armstrong
DECEPCIÓN. El corredor estadounidense del equipo Discovery Channel, Lance Armstrong, se coloca el maillot amarillo.

Lance Armstrong mantuvo la delantera en el Tour de Francia en la etapa montañosa más exigente hasta ahora, pese a que su equipo claudicó ante la intensa ofensiva lanzada por sus rivales.

El holandés Pieter Weening, del equipo Rabobank, ganó ayer la octava etapa en un embalaje con el alemán Andreas Kloeden, segundo en el Tour el año pasado.

Armstrong enfrentó fuertes ofensivas de Kloeden y sus compañeros en el equipo T-Mobile en la escalada final de la etapa, pero logró mantener su ventaja en las posiciones generales.

Sin embargo, los compañeros de Armstrong en el equipo Discovery Channel no pudieron ayudarle a responder los ataques de T-Mobile en la trepada de Col de la Schlucht y lo dejaron solo para enfrentar a sus adversarios.

"Realmente no pudimos hacer nada al respecto, y a veces uno tiene un mal día. Creo que quizá el equipo había trabajado durante la semana más de lo necesario", comentó Armstrong.

"Un día difícil para el equipo Discovery", agregó. "Pero conozco a estos muchachos, ellos van a estar tan o más decepcionados que yo, de modo que creo que mejorarán".

T-Mobile tiene un trío estelar de pedalistas, Jan Ullrich, Alexandre Vinokourov y Kloeden, que podrían amenazar las esperanzas de Armstrong de cerrar su notable carrera con su séptimo triunfo consecutivo en la carrera más prestigiosa del ciclismo.

Los ciclistas de T-Mobile se combinaron en Col de la Schlucht para dificultar la vida de Armstrong y sus compañeros, que no pudieron mantener el ritmo aunque la subida no es tan empinada como la de la semana próxima en los difíciles Alpes.

Edición Impresa