JUGADORA LEGIONARIA

'Nunca es tarde para dejar de soñar', señala la futbolista Natalia Mills

'Nunca es tarde para dejar de soñar', señala la futbolista Natalia Mills
'Nunca es tarde para dejar de soñar', señala la futbolista Natalia Mills

A sus 26 años, la futbolista panameña Natalia Mills reconoció que no pensaba que se le iba a presentar una oportunidad de jugar en el extranjero con la Fundación Albacete de la segunda división del fútbol femenino español.

El lunes, varios días después de haberse confirmado el fichaje, la jugadora de la selección y del SD Atlético Nacional tenía todavía reflejada en su rostro una sensación de alegría.

Y no era para menos, pues de repente varios momentos efusivos en su agitar deportivo se estaban juntado. El lunes había compartido en la Cancillería junto al resto de la delegación nacional que participará en los Juegos Deportivos Panamericanos de Lima, en un acto en el que se recibió el pabellón nacional de manos del presidente Laurentino Cortizo.

“Tengo un poco de nervios, y sobre todo con la expectativa de lo que yo pueda dar”, admitió la futbolista. “Pero yo confío en mi talento, he trabajado muchos años para esto. Se que daré lo mejor que pueda hasta el último día”, agregó.

Pensamiento de la jugadora

“Yo soy una de las de más edad en la selección, pero la mayoría tiene de 24 hacia para abajo. Es importante que las más jóvenes sigan en varios procesos, que tengan disciplina y se mantengan practicando. Sin entrenamiento no podemos ir a ninguna parte. Es importante lo que hoy se está haciendo por el fútbol femenino”.



Alegría extra

Mills junto al resto de las jugadoras de la selección regresa a unos Juegos Panamericanos después de 12 años, cuando se participó por primera vez en Río de Janeiro 2007. Por eso el lunes, la jugadora tuvo otra alegría por ser parte de una delegación para unos Juegos. Una vez terminado el acto de la entrega del pabellón, Mills le agradeció al presidente Cortizo por reconocer el esfuerzo y sacrificio de todos los deportistas panameños.

Albacete

Hablando en concreto de lo que se avecina en España, Mills dijo que es “una gran oportunidad que se me ha dado y voy a dar el todo por el todo para hacer las cosas bien en España, demostrar que el fútbol femenino panameño tiene talento y buscar abrirle las puertas a otras jugadoras”.

La jugadora panameña estará por una temporada en la Fundación Albacete de la segunda división del fútbol español. Entre el 13 o 14 de agosto estará viajando a España, una vez haya terminado su participación en los Panamericanos de Lima.

Fue a través de un amigo de su representante Fabio Blanco, de nacionalidad española, que se dio el fichaje.

Indicó que su fichaje ocurrió porque “les agradó mis ganas, que nunca dejo de correr en la cancha. Se reconoce lo que he venido haciendo y voy a darlo todo”.

“Uno nunca deja de soñar. Pensé que era difícil por la manera como se estaba manejando el fútbol femenino. Gracias a Dios las cosas han cambiado de unos años para acá, sobre todo por lo que se hizo en el último premundial. Y espero que las cosas se sigan dando para mis compañeras y las niñas que vienen creciendo”, aseveró la futbolista.

Panamericanos

El próximo lunes la delegación nacional estará viajando a Lima para participar en los Panamericanos, en los que tendrá su revancha, como lo admitió la jugadora, contra Argentina, del que dijo todavía tienen esa espinita de la eliminación del repechaje para el Mundial de Francia; además de su rival de siempre, Costa Rica, y el anfitrión Perú.

Aporte de la Fepafut

Precisó que aunque ya algunas pocas panameñas han salido al exterior, se puede incrementar el número.

En ese aspecto, agradeció el aporte que va a darles la federación, “que nos van a pagar igual que a los chicos. Sabemos que acá no somos chicas de dinero, pero necesitamos el apoyo económico, y que la liga cambie para que le de oportunidades a otras jugadores de salir al exterior”.

Aunque el apoyo de la Fepafut llegó tardío (sonríe) “todas estamos contentas, porque era algo que necesitábamos. Se lo agradecemos al nuevo presidente de la federación”.

Recordó que “acá no vivimos del fútbol, algunas tenemos que trabajar, otras están en la universidad, a otras sus padres las mantienen, pero es un buen aporte, porque se tapa un hueco en el bolsillo”.

Señaló que en sus comienzos pocos le daban fe a lo que hacía. “Tenía que trabajar, después venir a la práctica. Siempre me decían que hasta cuándo iba a seguir, si eso no da frutos. Gracias a Dios las cosas se están dando. Nunca es tarde para dejar de soñar”.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL