POLíTICAS MONETARIAS

Alza de impuestos en Colombia presionaría inflación y tasas

El alza de impuestos propuesta por el Gobierno de Colombia para financiar sus necesidades de 2019 presionaría al alza los precios alejando a la inflación de la meta, lo que llevaría al Banco Central a subir su tasa de interés más de lo previsto y más rápido para reducir el impacto, estimaron analistas.

El Gobierno presentó al Congreso una ley de financiamiento para conseguir 4 mil 450 millones de dólares adicionales, cuya espina dorsal es gravar con un impuesto a las ventas o IVA a la mayoría de productos de la canasta básica de alimentos con un 18%.

Según la mediana de una consulta de Reuters a 15 analistas, el cobro sobre los 40 productos nuevos como carne, arroz o frutas, provocaría un repunte de la inflación de 245 puntos base, con lo que saltaría a inicios del próximo año a cerca de un 4.80%, más que la meta del banco central de un 3%. Los precios al consumidor acumularon un alza de 3.33% anual al cierre de octubre. Aunque el efecto duraría solo en 2019 y la dimensión de penderá del alcance de lo que apruebe el Congreso, los cálculos de los economistas superan de lejos la proyección del Gobierno de que el impacto del tributo sería de entre 120 y 170 puntos básicos. “Si bien la materialización de cualquiera de estos riesgos tendría un impacto temporal en la inflación (...), las expectativas de inflación podrían deteriorarse, lo que llevaría al Banco de la República a actuar antes de lo esperado o a implementar un ciclo de aumento más prolongado en la tasa”, dijo Daniel Velandia, economista jefe de Credicorp Capital para Colombia.

La autoridad monetaria ha mantenido en un 4.25% su tasa de interés referencial desde abril pasado, tras un ciclo expansionista en el que la redujo en un total de 350 puntos base para impulsar la recuperación del producto interno bruto, que creció un 1.8% el año pasado.

En la consulta, la estimación promedio de los analistas sobre la tasa de interés para cierre del próximo año aumentó a un 5%, desde el 4.75% que se esperaba hasta antes de conocerse la ley de financiamiento.

Edición Impresa