INFRAESTRUCTURA AéREA Y TERRESTRE

Aviación opera en espacio reducido

Aviación opera en espacio reducido
Aviación opera en espacio reducido

Panamá tiene una ventana de 12 meses para poner en ejecución proyectos que le garanticen competitividad en el sector aéreo frente a rivales como Colombia.

+info

Aplicación de impuesto domina el ‘Aviation Day’Menos pasajeros en tránsitoAutoridad Aeronáutica Civil cancela ampliación del espacio aéreo

La proyección indica que para 2023 el Aeropuerto Internacional de Tocumen no podrá recibir nuevas aeronaves si no se amplía el espacio aéreo y se pone en operación una tercera pista de aterrizaje.

Según cálculos de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo, la remodelación del espacio aéreo panameño tomaría cerca de cuatro años. Es como si en el aire, de manera imperceptible, se trazarán carriles o vías por las que puede tomar un determinado número de aviones. La idea es ampliar la “autopista” existente.

Aviación opera en espacio reducido
Aviación opera en espacio reducido

Por otro lado, Tocumen necesita adquirir al menos 800 hectáreas para construir la tercera pista. La pasada administración del aeropuerto había iniciado la negociación con 10 propietarios de lotes colindantes a la actual terminal aérea, pero a la fecha se desconoce el avance de esas conversaciones. Un avalúo de la Contraloría General de la República arrojó un precio de entre 10 dólares y 25 dólares el metro cuadrado.

Carmen Carrizo De Pagés, subgerente de Tocumen S.A. comentó que la tercera pista es uno de los proyectos prioritarios para la terminal aérea y está incluido en el plan de ampliación 2015-2035. 

“Esperamos que el contrato para ampliar el espacio aéreo esté firmado en el primer trimestre de 2020.”


Gustavo Pérez, director de la Autoridad Aeronáutica Civil

Pedro Heilbron, director ejecutivo de Copa Airlines, principal usuario de Tocumen, indicó que para 2023 se limitará la llegada de nuevos aeronaves, ante la saturación que se prevé que tendrá Tocumen.

En promedio, las 23 aerolíneas de pasajeros que operan en Tocumen atribuyen retraso a la congestión en tierra y en el aire, agravándose el problema entre 2013 y 2018.

 

“La competitividad áerea del país puede verse afectada sin la tercera pista y la ampliación del espacio aéreo”


Pedro Heilbron, director ejecutivo de Copa Airlines

En igual periodo, algunas empresas vieron crecer hasta en 17 millones de dólares su gasto en combustible porque no pueden salir o aterrizar en Tocumen a tiempo, por las mismas razones.

La ampliación de las vías aéreas fue uno de los desafíos discutidos durante el congreso aéreo que se realizó la semana pasada en Panamá.

La Autoridad Aeronáutica Civil (AAC) canceló a finales de agosto la licitación para contratar la consultoría que permitiría incrementar la capacidad del país para manejar más aviones.

La decisión se tomó luego que el Consejo de Gabinete recortara en 8 millones de dólares el presupuesto de inversión para 2019 de la AAC, como parte del plan de contención del gasto.

Gustavo Pérez, director de AAC, adelantó que durante el tercer trimestre se lanzará nuevamente el pliego de condiciones para contratar la ampliación del espacio aéreo.

 

Adquisición de tierras

En 2012 Tocumen adquirió 337 hectáreas de la Universidad de Panamá por $109 millones para construir la nueva terminal de pasajeros y un nuevo acceso desde el corredor Sur. Todavía el aeropuerto adeuda cerca de 20 millones de dólares la Universidad.



El funcionario comentó que a diferencia de la licitación que se canceló, el estudio que se contratará ahora, no solo se concentra en aumentar la capacidad del movimiento en Tocumen, sino que dará mayor control a la institución de monitorear todos los aviones que entran y salen del espacio aéreo panameño.

“Recientemente nos reunimos con la Organización de Aviación Civil Internacional para que nos ayude a planear la ampliación del espacio aéreo”, comentó Pérez.

El espacio panameño limita al norte con Jamaica, mientras que en el sur lo hace con Ecuador.

“Son más 600 mil kilómetros cuadrados, necesitamos mejorar el control del espacio aéreo porque hay mucho movimiento, incluso, San Andrés, la isla controlada por Colombia, está dentro de nuestra jurisdicción”, acotó.

Mientras Colombia ya puede manejar 100 aeronaves cada hora, Panamá solo puede gestionar 40, lo que limita la llegada y salida de aviones en las horas de mayor tráfico.

Diariamente, por los canales aéreos panameños se realizan 630 operaciones, de las cuales, cerca de 400 tienen como punto de entrada y salida las pistas del aeropuerto de Tocumen.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL