SECTOR PRIMARIO

Bachilleres agropecuarios van al campo

Bachilleres agropecuarios van al campo
Bachilleres agropecuarios van al campo

Uno de los factores que ha agudizado la crisis en el sector agropecuario es la falta de mano de obra calificada. No hay relevo generacional.

La edad promedio de los agricultores y profesionales del sector primario supera los 50 años y algunos de los hijos de estos productores prefieren vender sus tierras y dedicarse a actividades más rentables.

Para intentar revertir esta tendencia, cuatro institutos profesionales y técnicos (IPT) del sector agropecuario formarán parte de un programa de capacitación para estudiantes bachilleres del sector agro.

A través de un convenio con el Ministerio de Educación, la finca de producción orgánica Simply Natural capacitará a jóvenes graduandos del IPT de La Pintada, del IPT José de los Reyes Vásquez y del IPT Omar Torrijos, en la provincia de Coclé.

También trabajarán con el IPT Agroforestal Calobre, en San Francisco de Veraguas.

La agricultura moderna requiere del uso eficiente de los recursos, menos utilización de agua, eliminar el uso de agroquímicos y mejorar el aprovechamiento de la tierra.

Bachilleres agropecuarios van al campo
Bachilleres agropecuarios van al campo

Los estudiantes seleccionados para participar en el programa podrán practicar en la finca ubicada en el corregimiento de El Caño, Natá, en la provincia de Coclé, manifestó Verónica Rocha Gómez, encargada de la dirección de responsabilidad social de Simply Natural Farms.

“El programa de capacitación nace por la falta de mano de obra calificada en el sector agropecuario. Mucha de la mano de obra requerida se importa de Israel, Costa Rica, Perú o México, cuando en Panamá existe el potencial; solo falta la capacitación adecuada”, dijo.

Antes de seleccionar a los estudiantes que participarán del programa, se han programado giras a la finca. Allí, los estudiantes conocerán en detalle el funcionamiento del sistema de riego a control remoto y el ahorro que se genera con esta tecnología. También aprenderán a injertar plantones con un método que garantiza un pegue de 98%.

En este recinto agrícola se implementó un modelo de siembra israelí que está basado en la tecnificación y eficiencia del uso de recursos desde el agua, capital humano y la tierra.

En cada IPT se abrirá la convocatoria a las becas y se elegirá a 10 estudiantes graduandos por centro educativo, explicó Rocha.

Los estudiantes seleccionados serán becados por seis semanas y se rotarán por todas las áreas de producción y desarrollo de la finca.

Al finalizar las prácticas y tras una evaluación a los mejores estudiantes, se les hará una oferta de trabajo.

La meta es que los bachilleres estén graduados y con trabajo en enero próximo, dijo Rocha.

Simply Natural también tiene un convenio con la Universidad Tecnológica Oteima, sede de Santiago, para que estos bachilleres puedan continuar sus estudios.

El proyecto de producción orgánica se desarrolla en 10 hectáreas. Tres en invernaderos que se dedican al cultivo de melón y pepino para la exportación, y las otras siete hectáreas para la producción de plantones de mango, aguacate y cítricos, como el limón persa.

En mango producen seis variedades, algunas de ellas patentadas a través de alianzas estratégicas con centros de desarrollo e investigación en Sudáfrica; en Florida, Estados Unidos, y en Israel.

Edición Impresa