BRASIL

Bancos luchan para evitar quiebra

Bancos luchan para evitar quiebra
Los bancos en Brasil han tenido que aumentar el monto de dinero reservado para cubrir pérdidas.

Algunos de los bancos más grandes de Brasil están redoblando sus esfuerzos para frenar un aumento repentino de las declaraciones de quiebra.

En el último año, Itaú Unibanco Holding SA, Banco do Brasil SA y Banco Santander Brasil SA han creado divisiones destinadas a ayudar a las compañías a reestructurar sus deudas, de modo de poder evitar pedir protección judicial de los acreedores.

Banco Bradesco SA también planea organizar una división similar, según un funcionario de la compañía, que pidió que no se revelara su nombre debido a que la información es privada.

Las medidas tienen lugar en tanto las altas tasas de interés y la recesión más larga en más de un siglo hacen que para las empresas sea más difícil saldar sus deudas.

En el primer semestre de 2016, las declaraciones de quiebra aumentaron 88%, al nivel más alto en 10 años, según Serasa Experian.

Eso significa que los bancos han tenido que reducir el valor de los préstamos que otorgaron a esas compañías y aumentar el monto de dinero reservado para cubrir pérdidas.

Las entidades de préstamo de Brasil han incrementado la provisiones para préstamos en mora durante tres trimestres consecutivos. Estas equivalían al 6.2% del total de préstamos de los bancos en mayo, el ratio más alto en casi seis años, según el banco central de Brasil.

“Los grandes bancos están destinando más personal y recursos a las áreas encargadas de analizar soluciones más creativas”, dijo Luis De Lucio, director gerente de la firma de asesoramiento para reestructuraciones Álvarez & Marsal Inc.

Banco do Brasil, con sede en Brasilia, el año pasado separó personal de sus áreas comercial y de crédito para que se ocupara exclusivamente de tratar con las empresas que consideraba con más probabilidades de entrar en mora. “Notamos que había más clientes con finanzas en apuros y decidimos que era necesario tener conversaciones más profundas con ellos”, dijo Walter Malieni, responsable de gestión del riesgo.

Edición Impresa