FERTILIZANTES

Bolivia inaugura planta de urea

Bolivia inauguró una planta de urea construida por la surcoreana Samsung Engineering a un costo de $950 millones, y el país mira a Brasil, Argentina y Perú como mercados para fertilizantes.

“Esta planta de urea es la primera planta de petroquímica, ya empezamos”, afirmó el presidente Evo Morales, durante la inauguración de la planta en el poblado de Bulo-Bulo, en el departamento de Cochabamba, centro del país.

Bolivia firmó en septiembre de 2012 la construcción de la obra con la surcoreana Samsung y debió entrar en operaciones en el primer trimestre de 2015. El retraso motivó que en 2013 el mismo Morales advirtiera a la compañía con sanciones económicas. La planta, emplazada en una superficie aproximada de 20 hectáreas, puede producir 2 mil 100 toneladas métricas diarias de urea, requiriendo mil 200 toneladas de amoniaco, teniendo al gas natural como materia prima.

El ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, destacó que la producción será para el mercado interno, entre un 10% y 20%, y el saldo para países vecinos. “Los mercados potenciales son [los estados brasileños de] Matogrosso, Matogrosso do Sul, Perú, Argentina y Paraguay”, explicó, luego de que medios locales informaran que en Brasil hay intención de adquirir el recurso. Precisó que la inversión es de $950 millones, “la obra más importante de toda la historia en Bolivia”.

Destacó también que la urea es el fertilizante más popular y de mayor uso en el mundo, por su contenido rico en nitrógeno que permite el crecimiento de las plantas, ayuda en su nutrición y mejora los cultivos.

La urea será muy útil “para mejorar el rendimiento en la producción de maíz, arroz, sorgo, caña de azúcar, papa y hortalizas”, y que su venta para los mercados internos puede llegar a generar ingresos para el fisco por $233 millones al año.

El vicepresidente de Perú, Martín Vizcarra, destacó la obra y consideró vital para su exportación que se pueda construir un tren bioceánico que una los puertos brasileños y peruanos por medio territorio boliviano.

Edición Impresa