JOYERÍA

Bolsa de Diamantes busca rumbo

Bolsa de Diamantes busca rumbo
Edificio donde operó la bolsa será sede de un banco.

La Bolsa de Diamantes de Panamá dejó de operar según el concepto estrenado en 2015 y a cuya inauguración acudieron ministros de Gobierno y el propio presidente de la República, Juan Carlos Varela.

Se trata de la primera bolsa de diamantes en América Latina, que estaba ubicada en la Zona Franca Vaguil en el complejo comercial de Santa María, con un modelo de negocio similar al de la Zona Libre de Colón: un punto de encuentro de vendedores y compradores, pero en este caso para comerciar diamantes. Los clientes extranjeros podían llevar sus joyas libres de impuestos a sus países de origen, siempre y cuando no pasaran por Panamá. Entre los desarrolladores inmobiliarios del proyecto estaba Grupo Verdeazul, propietario del inmueble donde operaba la Bolsa de Diamantes. La empresa panameña alquilaba los espacios a los comerciantes de diamantes.

Los promotores veían que la conectividad, el dólar, la ubicación y el crecimiento económico hacían de Panamá el lugar idóneo para que este negocio prosperara. Pero no fue así.

Diego Vallarino, presidente ejecutivo de Grupo Verdeazul, dijo a este diario que la industria pasó por una grave crisis que hizo que los precios de las joyas cayeran a su nivel más bajo en 10 años. Además, las regulaciones internacionales que se empezaron a aplicar a la industria subieron mucho el costo operativo, sostuvo.

Estas circunstancias provocaron que Grupo Verdeazul saliera del negocio y, por tanto, la Bolsa de Diamantes dejó de estar en el desarrollo de Santa María.

Este diario consultó a Carlos Sultán, una de las personas que lidera el proyecto en la actualidad, sobre el futuro del negocio.

El empresario dijo a través de un correo electrónico que la Bolsa de Diamantes de Panamá está en la búsqueda de una nueva sede y que espera tener una definición en los próximos tres o cuatro meses.

Edición Impresa