AVIACIÓN

Cancelación de vuelos de Air Panamá se debió a ‘desorden’ en documentos de mantenimiento

La suspensión de la flota de aviones Fokker 50 de la aerolínea panameña Air Panamá ordenada por la Autoridad Aeronáutica Civil (AAC) se debió a que la compañía tenía un “desorden” en la documentación relacionada con el mantenimiento que reciben las aeronaves.

Así lo reveló ayer el director de AAC, Gustavo Pérez Morales, quien aclaró que en las inspecciones que realizó no se detectaron fallas mecánicas.

Señaló que la auditoria que realizó la AAC inició el 5 de septiembre cuando una de las aeronaves de Air Panamá realizó un aterrizaje no programado en el aeropuerto de Panamá Pacífico.

“Como la compañía no pudo sustentar con papeles todos los mantenimientos de su flota Fokker 50, decidimos suspenderla la operación de estos aviones hasta que nos entreguen toda la documentación”, señaló el funcionario.

La suspensión provocó que cientos de pasajeros quedaran varados desde el pasado sábado 5 de octubre entre las provincias de Panamá, Chiriquí y Bocas del Toro, que son las rutas que cubre la aerolínea con los aviones Fokker 50.

La AAC otorgó un permiso para que uno de los tres aviones retornará a su operación normal, luego que los inspectores de la institución lograron comprobar el mantenimiento de la aeronave a través de la documentación presentada, dijo Pérez.

A través de un comunicado, Air Panamá informó que desde 2004 ha transportado a más de 4 millones de pasajeros y realizado más de 100 mil vuelos.

“En Air Panamá realizamos el mantenimiento de los aviones en estricto apego a las directrices del fabricante de las aeronaves, los motores y sus componentes, utilizando solo talleres autorizados y de renombre en la industria de la aviación”, destaca la empresa que es la única que realiza vuelos internos a Bocas del Toro, Guna Yala y otros puntos como isla Contadora.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL