Cuba explora mayor autonomía energética

Cuba, que trata de reducir la dependencia del combustible fósil, hace hoy esfuerzos por aumentar la generación de energía a partir de los desechos de la producción de azúcar, una industria que renace en la isla.

El estatal Grupo Azcuba, que dirige la industria desde 2011 en sustitución del ministerio del Azúcar, realiza una fuerte inversión para utilizar como combustible los residuos de la caña de azúcar después del procesamiento del dulce.

La jefa de Generación Eléctrica del Grupo Azcuba, Bárbara Hernández, dijo que con ese objetivo han adquirido 11 empacadoras de paja y construido molinos en las refinerías para triturar el excedente sólido y minimizar el uso del petróleo.

Hernández detalló que las inversiones implican las construcciones de calderas, el montaje de plantas de tratamiento de agua, la mecanización de plantas de bagazo, el reordenamiento de motores y bombas y la modernización de centrífugas y de plantas eléctricas.

“Esas medidas han permitido elevar la eficiencia energética y aportar, además, excedentes a la red eléctrica nacional por una línea de 33 mil voltios”, explicó.

Edición Impresa