COMUNICACIONES

Cuba se mete en el terreno de internet

Cuba se mete en el terreno de internet
Cuba se mete en el terreno de internet

Net, la mayor red privada de interconexión de Cuba, funcionó bajo tolerancia oficial por más de una década reemplazando internet en la isla.

Miles de cubanos jugaban ahí “en línea” o compartían videos y archivos. Ahora ese sistema tendrá que ser absorbido por una red estatal para sobrevivir al desarrollo y sus regulaciones.

El detonante fueron recientes decretos del Ministerio de Comunicaciones (Mincom), que regulan toda la actividad del espacio radioeléctrico y la tecnología permitida a las redes privadas. Tal y como está concebida, SNet quedó fuera de la ley y enfrentó el dilema de ser absorbida o desaparecer.

SNet nació de una contradicción: un país donde proliferan jóvenes talentos informáticos con alta escolarización ha sido uno de los más lentos del mundo en el desarrollo de internet.

Muchos de esos jóvenes querían “turbear” (jugar) y fueron encadenando sus computadoras con cables o aparatos de transmisión que no se comercializan en el país. Incluso estaba prohibida la importación de varios de esos aparatos de conexión inalámbrica hasta hace pocas semanas. Pero se las ingeniaron.

Esas redes se fueron conectando hasta enlazar recientemente a cerca de 40 mil personas en La Habana y estructurar una administración: nació la Street Network (Snet, red de la calle), bajo la tolerancia oficial.

En La Habana existen nueve servidores principales, ubicados en casas, patios, techos. A éstos se conectan de forma inalámbrica cientos de nodos repartidos por la ciudad que a su vez están conectados físicamente a usuarios finales. Toda la tecnología ha sido financiada por ellos. Cada servidor tiene un administrador. La red tiene cortafuegos, antivirus. Los usuarios pagan 1 dólar para financiar la tecnología. Ningún administrador cobra salario, es trabajo voluntario.

Edición Impresa