BENEFICIO

Descuento genera polémica

Descuento genera polémica
Descuento genera polémica

Desde enero hasta la primera semana de octubre, 341 comercios fueron multados por la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia (Acodeco), por no otorgar el debido descuento a jubilados, pensionados y personas de la tercera edad, según lo establece la Ley 6 de 1987.

Del total de las multas registradas por un valor de $69 mil 725, el 48% recae principalmente sobre los restaurantes y locales de comida rápida.

“La ARAP ha tratado por más de 10 años que el descuento a jubilados, pensionados y personas de la tercera edad sea deducible del impuesto sobre la renta sin embargo, no hay respuesta positiva del Gobierno”.


Domingo de Obaldía
Presidente de la ARAP.

La norma establece que “los panameños o extranjeros residentes en el territorio nacional que tengan 55 años o más, si son mujeres; o 60 años o más si son varones; y todos los jubilados y pensionados de cualquier género gozarán de los beneficios que otorga la legislación. Estos beneficios también son aplicados a los pensionados por invalidez, enfermedad y sobreviviente, sin importar la edad o condición”.

El texto, señala en su sexto artículo que “los descuentos y concesiones a que se refiere esta Ley serán deducibles del impuesto sobre la renta”. Sin embargo, esto no se cumple según la Asociación de Restaurantes y Afines de Panamá (ARAP).

Domingo de Obaldia, presidente de la ARAP, asegura que el descuento que se le otorga a los jubilados sale de la empresa privada. “Si aquí un jubilado viene y yo le doy un descuento de $10, ese dinero sale de mi bolsillo, porque esos $10, el Gobierno no lo reconoce” como un beneficio fiscal dijo.

Por lo general, el peso de estos subsidios también recae sobre los consumidores. De acuerdo con datos de la Contraloría General de la República, las comidas y bebidas no alcohólicas fueras del hogar registraron un alza interanual de 1.2% en agosto.

En este contexto, finalmente se dio el primer paso para un entendimiento. Ayer, representantes de la Dirección General de Ingresos (DGI) y miembros de la ARAP sostuvieron su primer encuentro en el que acordaron que en un plazo de 15 días habrá una respuesta para el gremio.

Según la ARAP, en 2018 las ventas cayeron un 40%. El gremio estima que si se deduce del impuesto sobre la renta lo generado por el descuento a jubilados, el sector tendrá un respiro.

Edición Impresa