INCERTIDUMBRE

Donald Trump vuelve a arremeter contra la FED

Donald Trump vuelve a arremeter contra la FED
Donald Trump vuelve a arremeter contra la FED

El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo que el único problema que tiene la economía estadounidense es la Reserva Federal (FED), reiterando sus críticas a la política monetaria que lleva adelante el banco central.

“El único problema que tiene nuestra economía es la FED. Ellos no tienen una idea sobre el mercado, no necesariamente entienden las guerras comerciales o la fortaleza del dólar”, tuiteó el mandatario.

Pese a las reiteradas críticas del presidente estadounidense, la semana pasada la FED subió las tasas de interés de referencia, un movimiento que sacudió con fuerza a los mercados, que operan a la baja.

“La FED es como un golfista poderoso que no puede anotar porque no tiene el tacto, no puede golpear”, dijo Trump, para quien los buenos indicadores que muestra la economía constituyen los principales logros de su mandato.

La críticas de Trump hacia la Reserva Federal han roto una tradición de independencia entre el Gobierno y el emisor estadounidense. Durante el fin de semana CNN y Bloomberg informaron que el mandatario podría estar pensando en sacar de su puesto al presidente de la FED, Jerome Powell. Esta versión fue desmentida por el Gobierno.

“La FED es como un golfista poderoso que no puede anotar porque no tiene el tacto, no puede golpear”.


Donald Trump
Presidente de Estados Unidos.

El villano de Trump

Nadie estaba más feliz de tomar el crédito por el aumento de las acciones que Donald Trump, quien promocionó y tuiteó cada pequeño incremento. Ahora el alza está al borde de la muerte y se busca a su asesino.

Y mientras muchos en Wall Street comparten la frustración del presidente con el hombre en la cima de su lista de enemigos de los mercados, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, también aseguran que Trump se arriesga a empeorar las cosas con demasiada agresión, cuando las acciones están a una mala sesión de un mercado bajista.

“Uno pensaría que después de salir de la peor semana para los mercados desde la crisis financiera de 2008, buscaría crear cierta estabilidad”, afirma Chuck Cumello, director ejecutivo de Essex Financial Services. “En cambio, obtenemos lo contrario, con este titular y una mayor incertidumbre autoinducida. Esto viene de un presidente que considera la subida del mercado como un barómetro de su éxito”.

Los esfuerzos del secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, por asegurar a los mercados que Powell no sería expulsado, parecen haber apaciguado por ahora a los operadores, pero el tuit del secretario el domingo, en el que llamó a los principales ejecutivos de los seis bancos más grandes de Estados Unidos a verificar su liquidez y su infraestructura crediticia, aumentó la ansiedad.

Para ser claros, las acciones siguen mucho más altas desde que Trump asumió el cargo. Incluso a pesar de su caída de 17% en los últimos tres meses, el S&P 500 ha aumentado un 18% desde el día de las elecciones. El índice Nasdaq Composite ha subido un 25% con dividendos. Es cierto que la volatilidad ha alcanzado un máximo de 10 meses, pero la turbulencia del mercado fue significativamente peor durante tres largos lapsos en la presidencia de Barack Obama.

Si bien Trump parece haber designado a Powell como su chivo expiatorio, la culpa es un concepto dudoso en los mercados financieros, como puede atestiguar cualquiera que haya intentado explicar la actual desbandada.

Edición Impresa