REPORTE DEL BANCO MUNDIAL

Éxodo venezolano costará $1,000 millones a Colombia

Éxodo venezolano costará $1,000 millones a Colombia
Éxodo venezolano costará $1,000 millones a Colombia

El Banco Mundial calcula que Colombia tendrá que gastar más de $1,000 millones para atender la llegada de cada vez más venezolanos que huyen de la crisis económica y humanitaria de su país.

+info

América Latina debate respuesta a crisis migratoria de VenezuelaSuenan ‘tambores de guerra’ entre Colombia y Venezuela, advierte Samper

En un reporte, los analistas del banco concluyeron que Colombia necesitará hacer inversiones sustanciales en áreas como salud y educación para enfrentar el influjo de más de un millón de venezolanos.

Pero el estudio también señala que, a largo plazo, la enorme migración de venezolanos a Colombia podría generar crecimiento económico.

Las personas recién llegadas elevarán el consumo, lo que redunda en mayores ingresos fiscales.

Naciones Unidas calcula que unos dos millones de venezolanos han salido de su país desde 2015 en medio de escasez de alimentos y medicinas. Colombia tendrá que destinar entre 0.23 y 0.41% de su PIB en el corto plazo para atender a los migrantes venezolanos que huyen de la crisis en su país, aunque bien gestionada la ola migratoria puede darle réditos económicos a mediano y largo plazo.

Así lo advierte un informe del Banco Mundial revelado en Bogotá, en el que además se señala que el éxodo afecta a las “poblaciones más vulnerables”, especialmente indígenas y niños, de ambas naciones.

Los efectos de la prestación adicional de los servicios de educación, salud, agua, primera infancia, atención humanitaria, servicios de empleo y fortalecimiento institucional serían de entre 0.23% y 0.41% del PIB del país, dependiendo de la capacidad de absorción de cada sector”, dice el documento.

El reporte “Migración desde Venezuela a Colombia: impactos y estrategia de respuesta en el corto y mediano plazo”, realizado de forma conjunta con el gobierno, subraya que la llegada de los migrantes pone “mayor presión en sistemas ya de por sí limitados”, como el educativo y el de salud.

Edición Impresa