FINANZAS PúBLICAS

Francia logra objetivo de déficit fiscal

Francia logró que su déficit público bajara a menos del límite del 3% del producto interior bruto (PIB) establecido por la Unión Europea por primera vez en una década, según datos publicados ayer, lo que apoya los esfuerzos del presidente Emmanuel Macron por restaurar la credibilidad del país.

La baja al 2.6% del PIB en 2017 es aun menos que la ameta de 2.9% del gobierno y la mejor lectura desde la crisis financiera mundial del 2007.

Macron, un ferviente partidario del euro, ha convertido el respeto por las normas presupuestarias de la UE -luego de años de retrasos de sus predecesores- en un punto central de su gobierno, con el fin de reparar la reputación de Francia como un país que reiteradamente incumplía con las reglas del bloque.

La mejoría debería de ofrecer un respaldo al intento de Macron por convencer a Alemania, el motor económico de la zona euro, de reformar al bloque y ayudar a superar la desconfianza de las economías del norte de Europa con lo que se percibe como países despilfarradores del sur.

“Nos ayuda a recuperar nuestra credibilidad en Europa”, dijo el ministro de Finanzas, Bruno Le Maire.

Las cifras de la oficina de estadísticas INSEE mostraron una mejoría mayor a la esperada de las finanzas públicas de Francia, que se debió en gran parte a un incremento en la recaudación de impuestos, ayudado por un crecimiento económico robusto.

Los gastos del gobierno aumentaron 2.5% en 2017, mientras que los ingresos fiscales crecieron en 4%, según INSEE.

Edición Impresa