ALQUILERES

Google rechaza a WeWork y firma con su rival IWG

Google abandonó un posible contrato de arrendamiento en Toronto con WeWork tras meses de negociaciones, al acordar ocupar una propiedad de la empresa rival de alquiler de espacios de trabajo compartido IWG Plc, según personas familiarizadas con el asunto.

Google firmó un acuerdo de varios años por aproximadamente 7,315 metros cuadrados, en dos pisos, en Spaces de IWG, en Royal Bank Plaza, en el corazón del distrito financiero de la ciudad, dijeron las mismas fuentes.

El gigante tecnológico había negociado con WeWork para alquilar espacios en su propiedad planificada en 357 Bay St., dijeron las personas. No está claro por qué las discusiones para esa ubicación fracasaron. WeWork, la startup respaldada por SoftBank, ha estado tambaleándose desde que retrasó una oferta pública inicial y busca rescatar financiamiento antes de quedar sin efectivo el próximo mes.

Representantes de Google, WeWork e IWG, el mayor proveedor de espacios de trabajo compartido del mundo, declinaron comentar.

El acuerdo marca una nueva derrota para WeWork mientras la compañía lucha por recuperar su equilibrio. La empresa ha liquidado participaciones en inversiones, planificado recortes de empleo de amplio alcance y moderado los gastos. Recientemente desechó un proyecto en Seattle.

En medio de la agitación de WeWork, los rivales de la compañía —como IWG, Industrious y Convene— compiten para captar una mayor participación en el mercado, presentándose a inquilinos y propietarios como proveedores más estables de espacios flexibles.

“Hay que separar los problemas en WeWork del modelo de negocio de trabajo compartido”, dijo Tamara Lawson, directora financiera de QuadReal Property Group Ltd., el pasado miércoles en la Conferencia de Renta Fija de Bloomberg Canadá.

Lawson dijo que QuadReal no mantiene ningún negocio con WeWork, pero que la empresa sí invierte en algunos de sus rivales, incluido Convene.

El mercado de oficinas del centro de la ciudad es uno de los más escasos de América del Norte, gracias al aumento de empresas tecnológicas y de servicios financieros y por la falta de espacio.

Edición Impresa