Inauguran planta de gas natural en el Ártico

El presidente ruso Vladimir Putin inauguró una planta de gas natural fuera de lo normal en el extremo norte del mundo: en Yamal, en el Ártico siberiano, construida en condiciones climáticas y geológicas extremas.

“Les felicito a todos por la primera expedición de un (buque) metanero”, declaró Putin en el puerto de Sabetta, de donde zarpó el barco, bautizado “Christophe de Margerie” en honor del presidente ejecutivo de la petrolera francesa Total, fallecido en 2014 en Rusia.

El grupo privado ruso Novatek encabeza el consorcio internacional que ha llevado a cabo el proyecto. Esta semana anunció el comienzo de la producción de gas natural licuado (GNL) en la primera línea de producción, con una capacidad prevista de 5.5 millones de toneladas por año.

En el puerto de Sabetta, a -27°C, el metanero rompehielos que transportará el cargamento a Asia aparecía iluminado y humeante en medio de la oscuridad.

El proyecto de 27 mil millones de dólares es uno de los más ambiciosos del mundo en este sector. Abarca la construcción, en tres etapas, de una fábrica de licuefacción de gas para producir 16.5 millones de toneladas anuales a partir de 2019.

Edición Impresa