TECNOLÓGICA

Inequidad y acoso laboral mancha historial de Google

Inequidad y acoso laboral mancha historial de Google
Inequidad y acoso laboral mancha historial de Google

Más de mil empleados y contratistas de Google en Asia y Europa abandonaron brevemente sus puestos de trabajo, y se espera que cientos más se sumen a la protesta en todo el mundo, en medio de quejas por sexismo, racismo y un poder ejecutivo sin control en sus centros laborales.

En un comunicado, los organizadores de la protesta reclamaron a Alphabet Inc -matriz de Google- que incorpore a un representante de los trabajadores en su junta directiva y comparta internamente datos sobre equidad de pago. También exigieron cambios en el área de recursos humanos para mejorar el proceso de reclamos por acoso.

El presidente ejecutivo de Google, Sundar Pichai, dijo en un comunicado que “los empleados han planteado ideas constructivas” y que la compañía está “tomando en cuenta todos sus comentarios para que podamos convertir estas ideas en acción”.

Cientos de trabajadores salieron de su sede europea en Dublín poco después de las 11:00 de la mañana, mientras que los organizadores compartieron fotografías en las redes sociales de cientos más que abandonaron las oficinas de Google en Londres, Zúrich, Berlín, Tokio y Singapur.

“No he sido víctima de acoso, pero si solo una persona lo ha sido, es importante para nosotros, para mí, demostrar nuestra solidaridad”, dijo Kate, una de las trabajadoras que organizó la protesta en Dublín, donde Google emplea a 7 mil personas y tiene su instalación más grande fuera de Estados Unidos.

Por su parte, empleados irlandeses dejaron notas en sus puestos de trabajo que decían: “No estoy en mi escritorio porque salgo con otros empleados y contratistas de Google para protestar contra el acoso sexual, la mala conducta, la falta de transparencia y una cultura laboral que no funciona para todos”, informó la emisora nacional RTE.

El descontento entre los 94 mil empleados de Alphabet y decenas de miles de contratistas más no ha afectado notablemente a las acciones de la compañía. Pero los empleados creen que la compañía enfrentará desafíos a la hora de buscar personal o retener a los trabajadores si sus inquietudes no se resuelven.

El movimiento comenzó tras un artículo de The New York Times publicado la semana pasada que causó indignación, ya que el diario afirmaba que Google había cubierto en los últimos años una serie de casos de acoso sexual que involucraban a altos funcionarios, algunos de los cuales habían sido despedidos con indemnizaciones muy generosas.

Entre ellos, se encuentra Andy Rubin, creador del sistema operativo móvil Android y parte del grupo desde 2014, quien recibió una indemnización por despido por $90 millones tras quejas por mala conducta. Rubin había negado las acusaciones.

En Nueva York, donde Google emplea a casi 10 mil personas, cientos de empleados, en su mayoría menores de 40 años, se encontraron en un parque cerca de la oficina de Chelsea de la compañía.

Algunos tenían carteles que decían “Time is Up Tech” (“El tiempo se ha terminado en tecnología”), una referencia al movimiento “Time's Up” para defender a las personas que son víctimas de acoso sexual.

Cuatro mujeres y un hombre arengaron a los manifestantes con un megáfono, parados en sillas de jardín, para exigir un cambio de cultura en Google, donde las mujeres representaban en 2017 el 31% de los empleados, y apenas el 25% de las posiciones gerenciales.

Edición Impresa