MERCADOS

Mejoran las perspectivas para emergentes

Mejoran las perspectivas para emergentes
Mejoran las perspectivas para emergentes

Después de haber iniciado muy bien el año, las acciones de los países emergentes van rumbo a su quinta caída anual en el último decenio. La buena noticia es que los participantes del mercado ven disiparse las nubes -o al menos despejarse un poco- en 2019.

El año próximo podría traer aparejado un “cambio de tendencia triple”, con una flexibilización de la política en China que alimentaría un mayor crecimiento en la segunda economía del mundo, una pausa de la Reserva Federal (FED) a mediados de 2019 que debilitaría al dólar y un alto en la guerra comercial entre Estados Unidos y China, según estrategas de Morgan Stanley encabezados por Jonathan Garner.

Esa situación “beneficia sobremanera a las acciones de los mercados emergentes”, escribieron, al elevar la clase de activos desde una posición infraponderada a sobreponderada con relación a los índices de referencia.

La reducción del intercambio comercial entre Estados Unidos y China y de las tensiones de inversión podrían resultar particularmente beneficiosas luego de que la escalada de los meses de mediados de 2018, y la consiguiente caída del yuan chino, asestaran un golpe al Índice MSCI Emerging Market.

Los presidentes Xi Jinping y Donald Trump se aprestan a parlamentar en Buenos Aires el fin de semana, un mes antes del próximo incremento programado de aranceles en el comercio bilateral.

“Las tensiones comerciales han sido un factor primordial en la debilidad de las acciones de los mercados emergentes”, dijo Chetan Sehgal, gerente de cartera de Franklin Templeton Investments en Singapur.

Mejoran las perspectivas para emergentes
Mejoran las perspectivas para emergentes

La magnitud de la divergencia entre los valores estadounidenses y los de mercados emergentes durante 2018 es algo que “nos resulta difícil de justificar”, teniendo en cuenta cómo se disiparán el impacto de las reducciones fiscales y la repatriación de ganancias estadounidenses, dijo.

Las valuaciones de los mercados emergentes se acercan a “niveles de crisis”, presentando una oportunidad de compra a largo plazo, dijo Sehgal.

Los estrategas de JPMorgan Chase & Co. se cuentan entre los que proyectan que el índice MSCI subirá, con una opción de 1,100 para fines de 2019, un 13% por encima de los niveles actuales. El indicador bajó casi 16% en 2018, el tercer peor desempeño desde la crisis global de 2008.

Estrategas de JPMorgan entre los que se cuenta Pedro Martins Junior escribieron la semana pasada que eligen a Rusia, gracias a su “colchón de valuación”, a Indonesia por la “resiliencia de las ganancias” y a Brasil y Chile por las recompensas derivadas de una “buena creación de políticas”.

Esta clase de activos también podría verse beneficiada por una pausa en la campaña de aumento de tasas de interés de la FED, que ha afectado a los países emergentes gracias a los rendimientos más altos de los bonos del Tesoro estadounidense y un dólar más fuerte. Si bien en 2018 el crecimiento se mantuvo en las economías en desarrollo en tanto grupo, particularmente en Asia, los costos de financiamiento más caros castigaron a los que se endeudaron en dólares en los últimos años.

Edición Impresa