NORUEGA

Noruega protege industria petrolera

Noruega protege industria petrolera
El Gobierno tendrá capacidad para vetar a entidades no europeas de adquirir licencias de petróleo y gas.

Noruega está buscando una mayor libertad de acción para restringir la propiedad extranjera de sus campos costa afuera, una medida que se considera estaría dirigida a un creciente interés de Rusia por sus recursos.

En los recientes cambios propuestos a las regulaciones de la industria, el Gobierno noruego fortaleció su capacidad de rechazar a entidades no europeas por razones de seguridad nacional de adquirir licencias de petróleo y gas en alta mar.

“Yo interpretaría esto como un deseo de establecer una base legal más segura para imponer restricciones a la propiedad extranjera”, dijo Ivar Alvik, profesor de Derecho en la Universidad de Oslo, en una entrevista telefónica.

Noruega se enfrenta a cambios acelerados en la propiedad de su industria petrolera, que está bajo presión por el colapso de los precios del crudo, un cambio hacia las energías renovables y la disminución de los recursos. BP Plc y Exxon Mobil Corp han renunciado a su papel como operadores en Noruega y grandes empresas de servicios públicos como RWE AG han vendido sus negocios locales de petróleo y gas. Las empresas más pequeñas y más especializadas, a menudo respaldadas por capital privado, están lidiando con las consecuencias y las empresas rusas están entre las que buscan ingresar.

El cambio de estructura está generando preocupación por la fortaleza financiera de los recién llegados y estimulando preguntas sobre temas más estratégicos, como la protección del sistema de gas natural de Noruega, según Arild Moe, investigador principal del Instituto Fridtjof Nansen de Oslo. “Es una infraestructura de alto valor estratégico”, dijo. “Se trata de intereses económicos muy fuertes, tanto en términos de acceso como de conocimiento sobre cómo funciona”.

El Ministerio de Petróleo y Energía de Noruega dijo que el cambio pone al país más en línea con el resto de Europa.

Edición Impresa