POLíTICAS MONETARIAS

Recortan subsidios a empresas

El presidente del banco central de Brasil se enfrenta a la difícil realidad de que es más fácil decir que quitará a las mayores compañías del país los subsidios multimillonarios en dólares que reciben, que hacerlo.

Durante la última quincena, Ilan Goldfajn ha presionado a docenas de legisladores para que apoyen una legislación que en esencia eliminaría las tasas por debajo del mercado aplicadas a los préstamos a largo plazo del banco estatal Bndes antes de que la propuesta expire el 7 de septiembre.

El proyecto de ley, denominado TLP por su acrónimo portugués, ha desatado críticas de los legisladores de la oposición y de las compañías, que dicen que las nuevas reglas reducirán en importante medida el financiamiento corporativo y frustrarán la recuperación económica.

Goldfajn apunta a poner fin a los días en que los préstamos subsidiados del Bndes inundaban el mercado con dinero barato, socavando la efectividad de la política monetaria y a menudo requiriendo aumentos adicionales en las tasas de referencia para absorber liquidez.

“El TLP fortalece la política monetaria, refuerza la caída de las tasas de interés estructurales de la economía, incentiva el financiamiento privado a largo plazo y los mercados de capitales”, dijo Goldfajn.

La administración del presidente Michel Temer ha intentado reducir el papel del Bndes, que llegó a desembolsar más fondos que el Banco Mundial a tasas de interés varios puntos porcentuales por debajo del nivel de referencia.

Entre los beneficiarios de los préstamos baratos han estado JBS, la mayor empaquetadora de carne del mundo, y Oi, la compañía de telecomunicaciones que presentó el mayor pedido de protección contra sus acreedores de la historia de Brasil.

Además de alimentar la inflación, los subsidios le costaron a las arcas públicas unos $75 mil millones en la última década, según Betinho Gomes, legislador encargado de supervisar el pase de la medida a través del Congreso.

La mayor parte de la cartera crediticia del Bndes beneficia actualmente a un pequeño número de empresas de gran escala, la propuesta legislativa terminaría esencialmente con las ventajas de unos pocos privilegiados, dijo el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia.

Edición Impresa