AUTOMOTOR

Regulación de emisiones europea presiona a fabricante de vehículos

Regulación de emisiones europea presiona a fabricante de vehículos
Regulación de emisiones europea presiona a fabricante de vehículos

El Salón del Automóvil de Ginebra abrió sus puertas con una gran cantidad de modelos eléctricos, pero los constructores no ocultan su preocupación, amenazados por limitaciones ecológicas en Europa y guerras comerciales en escala global.

Forzado a reducir las emisiones de CO2 para alcanzar los límites impuestos por la Unión Europea en 2020, medidas que se tornarán aún más rígidas en 2030, el sector está empeñado en una carrera hacia la electrificación.

Los autos eléctricos son una buena solución, dijo el director de la francesa Peugeot Citroen (PSA), Carlos Tavares. Es necesario que aceleremos, pero como en toda aceleración, hay un límite, y creo que lo hemos franqueado, comentó.

“ Los beneficios de fabricantes y proveedores serán muy pequeños en 2019. Ya podemos esperar alertas en resultados, reducción de la producción y corte del personal”.


Ferdinand Dudenhöffer
Director del Centro de Investigación sobre Automóviles.

En 2020, la exclusión del mercado de automóviles menos eficientes en términos de CO2 se va a traducir en cierre de fábricas, como lo señalan todos los fabricantes europeos, alertó.

A su vez, Harald Kruger, director de BMW, apuntó que los objetivos fijados en diciembre por la Unión Europea y para 2030 son un desafío dramático para la industria automotriz.

Nadie tiene hoy la solución para alcanzar esos objetivos y al mismo tiempo mantener precios aceptables para los clientes, comentó Didier Leroy, el número 2 de Toyota.

Los automóviles eléctricos son por ahora marcadamente más caros que los equivalentes con motor de combustión, esencialmente por el elevado costo de las baterías.

El modelo Jaguar I-Pace, un SUV que recibió el Premio de Automóvil Europeo del Año, tiene un precio de más de 90 mil dólares, de manera que difícilmente encarnará la idea de movilidad para todos.

Por ello, Tavares dijo al diario Le Figaro que si los fabricantes no venden más vehículos eléctricos, serán arruinados por las multas.

Edición Impresa