ESTADÍSTICAS OFICIALES

Restaurantes impulsan alza del Índice de Precios al Consumidor

Restaurantes impulsan alza del Índice de Precios al Consumidor
Restaurantes impulsan alza del Índice de Precios al Consumidor

Comer fuera de casa es cada vez más costoso. Una sopa popular que en diciembre costaba en promedio $2.50 en una fonda, ahora se consigue en $2.75; un plato de arroz, lentejas y chuleta, que estaba en $4.00, subió a $4.75, mientras que una cena con bebida no alcohólica en un restaurante está en aproximadamente $20.

Comerciantes aseguran que el alza de los precios en los alimentos es efecto del ajuste del salario mínimo de 6.5% y 4.5% para los trabajadores de las grandes y pequeñas empresas respectivamente, que entró en vigencia en enero de este año.

Si bien, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de enero muestra que en un año hubo una contracción de 1.5% en el renglón de alimentos y bebidas no alcohólicas, también refleja que en el renglón de restaurantes y hoteles se registró un aumento de 2.1%.

El IPC, barómetro que ayuda a medir la inflación nacional, aumentó en enero pasado 0.4% con relación a igual mes de 2017, de acuerdo con un informe de la Contraloría General de la República.

En el repunte de los precios influyeron el comportamiento de la educación (3.6%); salud (2.3%); restaurantes y hoteles (2.1%); bienes y servicios diversos (1.6%); transporte (1.1%); recreación y cultura (0.8%); vivienda, agua, electricidad y gas (0.7%); bebidas alcohólicas y tabaco (0.1%); mientras los muebles y artículos para el hogar subieron (0.1%) .

El IPC está compuesto por un grupo de 12 artículos y servicios que tienen distintas ponderaciones en el resultado final, y que dentro de cada uno de ellos miden decenas de subíndices. Por ejemplo, en el renglón de salud, se cuantifican los precios de los medicamentos; los lentes; las consultas médicas; el servicio de odontología y servicios de hospitales, entre otros.

En el segmento de restaurante y hoteles, los servicios de restaurantes, café y establecimientos similares (2.1%), las bebidas y comidas no alcohólicas fuera del hogar (2.2%) y las comidas preparadas para llevar (1.5%) fueron las partidas que más subieron entre enero de 2017 y el mismo mes de este año, de acuerdo con las estadísticas.

Pedro Acosta, presidente de la Unión Nacional de Consumidores, explica que frecuentemente los comerciantes sacrifican al consumidor para poder afrontar sus costos.

“El consumidor es el que siempre está fregado, ya que por lo general los dueños de restaurantes, franquicias o fondas trasladan estos ajustes a los alimentos o reducen las porciones, lo que implica pagar más por menos comida”, dijo.

Reconoce que comer fuera de casa todos los días es insostenible.

Un reporte de la empresa de delivery Apetito24, respecto a las tendencias del mercado panameño, asegura que el tipo de comida por preferencia de los consumidores locales son las hamburguesas, pizzas y pollo.

En términos de frecuencia, el reporte señala que el panameño consume 1 o 2 veces por semana comida fuera de casa. Agrega que la comida rápida es elegida para momentos que son de compartir entre amigos o familia y de darse un gusto por lo práctico y sencillo.

Edición Impresa