HIDROCARBUROS

Sanciones de EU a Venezuela afectan a Repsol

Sanciones de EU a Venezuela afectan a Repsol
Sanciones de EU a Venezuela afectan a Repsol

Repsol SA está mirando muy lejos, incluso en el oeste de Canadá, en busca de petróleo para sus refinerías europeas ante la caída de los suministros de México y Venezuela.

La petrolera española está considerando el ferrocarril para transportar hasta medio millón de barriles de crudo pesado al mes a través de 3 mil 75 kilómetros, desde Alberta a Montreal, antes de cargarlo en camiones cisterna con destino a Europa, según personas familiarizadas con la situación. La compañía también ha considerado enviar el crudo a Nueva Jersey para su envío a Europa.

El grupo español generalmente ha obtenido suministros de crudo pesado de América Latina, particularmente de México y Venezuela. Pero las sanciones de Estados Unidos (EU), así como los conflictos civiles, han mermado la producción de petróleo de Venezuela, que ha caído a menos de 700 mil barriles al día desde los más de 2 millones hace cuatro años. La producción de petróleo de México ha caído durante 14 años consecutivos a 1.83 millones de barriles diarios en 2018. En consecuencia, Repsol ha tenido que buscar alternativas.

Las refinerías europeas de Repsol tienen un 25% de la capacidad de coque del continente, según la empresa. Las unidades de coque permiten a las refinerías procesar crudo más pesado, que generalmente es más barato que el petróleo más ligero, en combustibles de alto valor como la gasolina y el diésel.

Alberta es un territorio sin litoral, lo que significa que envía casi todo su petróleo crudo a Estados Unidos por oleoducto o ferrocarril.

El oleoducto Trans Mountain hacia la costa del Pacífico permite enviar una pequeña parte a Asia. Debido a su larga distancia al mercado, el crudo pesado canadiense se vende por menos que los futuros West Texas Intermediate.

Los envíos de crudo de arenas bituminosas a Europa son raros. Repsol ocasionalmente obtiene crudo pesado de Canadá a través de los puertos del Golfo de Estados Unidos, donde el petróleo canadiense compite con el crudo de Estados Unidos por espacio en los muelles y oleoductos.

Edición Impresa