SECTOR AUTOMOTRIZ

Volkswagen y Tata cancelan asociación

Volkswagen y Tata cancelan asociación
Ambas compañías habían anunciado en marzo planes para trabajar juntos en estudios de mercado para el desarrollo de servicios de movilidad.

Volkswagen AG y Tata Motors Ltd. suspendieron los planes de asociarse en India después de cinco meses, lo que marca el segundo fallo del fabricante de automóviles alemán para asegurar un socio para los coches económicos.

El ahorro de costos y las sinergias técnicas previstas producto de una unión se quedaron por debajo de las expectativas, dijo ayer el fabricante de autos indio y la unidad Skoda de Volkswagen, que lideraba las conversaciones. Aunque no hay un acuerdo por ahora, las compañías afirmaron que podrían reanudar los esfuerzos de cooperación en el futuro si las condiciones se presentan.

“Hemos concluido que los beneficios estratégicos para ambas partes están por debajo de los niveles umbral”, dijo el máximo ejecutivo de Tata Motors Guenter Butschek en un comunicado. “Sin embargo, seguimos viendo de forma positiva la posibilidad de explorar futuras oportunidades con el grupo Volkswagen”.

Para Volkswagen, el fin de las conversaciones representa otro revés en su búsqueda por crear vehículos lo suficientemente económicos, como para atraer a compradores en países como India.

El intento previo de Volkswagen de conquistar los mercados emergentes a través de una asociación para automóviles pequeños con el fabricante de coches japonés Suzuki Motor Corp. terminó en un amarga disputa que se resolvió justo antes de que el escándalo de emisiones diésel de la compañía alemana estallara en 2015.

Volkswagen y Tata anunciaron en marzo planes para trabajar juntos en estudios de mercado para el desarrollo de servicios de movilidad, componentes y modelos de vehículos para detallar proyectos específicos en los próximos meses.

Los fabricantes de autos están forjando alianzas, pues la industria está bajo presión de los reguladores después de varios escándalos autoinfligidos y en medio de los crecientes costos de desarrollar vehículos más limpios para cumplir con los estrictos estándares ambientales.

Edición Impresa