GASTOS

La carga de los libros escolares

La carga de los libros escolares
La carga de los libros escolares

Aun poco más de un mes de que se inicie el año escolar, los padres de familia salen a la caza del mejor lugar y precio para adquirir los útiles escolares y uniformes.

De acuerdo con algunos consumidores, los libros son los útiles que siguen inclinando la balanza en la lista de precios.

Un libro de inglés con tapa dura para primaria, que hace dos años costaba $90.80, hoy día se consigue hasta en $100, un alza de aproximadamente $10.

La venta de libros es un negocio que florece anualmente, porque incluso en algunos planteles no se permite utilizar la edición pasada de un texto y se exige comprar la de cada año, bajo el argumento de que está actualizada.

En el caso de los textos en inglés, ocurre que la mayoría de estos libros vienen de Estados Unidos o Inglaterra, donde ya tienen un costo elevado. A esto hay que sumarle el flete y el margen de ganancia de los comercios locales, lo que finalmente incide en el costo, asegura Óscar García, administrador general de la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia (Acodeco).

Arnoldo es padre de una niña de cinco años. Se ha pasado la semana buscando completar la lista de libros que le han enviado de la escuela para su hija que cursará kínder. Gastó $96 en solo seis libros. Son ocho en total los que necesita. En el costo de la matrícula por $500 que pagó por tener a su hija en una escuela particular, incluye los materiales, pero no los textos escolares, dijo.

Además de los libros, tiene que destinar parte de su presupuesto familiar para el uniforme escolar. Cada suéter cuesta en promedio $7.50 y una falda, $6.75.

El administrador de la Acodeco distingue que en general en uniformes escolares hay muy pocas variaciones de precios al año, comparado con otros rubros. “La variabilidad de los precios en los útiles escolares y uniformes es menor al que se registra en otros productos, bienes y servicios, como la canasta básica de alimentos, los medicamentos o incluso los materiales de construcción”, dijo.

Pese a que los precios de los útiles y uniformes representen actualmente una carga en el presupuesto familiar, en el primer trimestre del año 2020 los padres con hijos en educación particular básica y media podrán deducir estos gastos del impuesto sobre la renta.

Edición Impresa