A propósito...

El sector forestal en la reactivación económica

La nueva realidad marcada por la Covid-19 y sus efectos en sectores críticos de la economía, como la construcción y el mobiliario, tendrán un impacto en la demanda de productos de madera. Me permito ofrecer algunas recomendaciones para evitar que no se reviertan décadas de avances en la consolidación de un sector forestal que garantice el bienestar humano y la conservación del bosque.

Esto podría representar un retroceso en los procesos de construcción de una buena gobernanza forestal que ha requerido mucho esfuerzo y compromiso de los actores del sector forestal y apoyo financiero y técnico de muchos socios como la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Unión Europea, el Reino Unido, Suecia, el Instituto Forestal Europeo, entre otros. Para convertir estos desafíos en oportunidades, se deben hacer llegar las medidas de compensación a los actores forestales, entregando esos beneficios a través de asociaciones de productores. También se debe mantener un enfoque de incentivos forestales con baja carga fiscal mediante el fomento de la producción forestal, en la cual los gobiernos garanticen que los trámites para cumplir con la legalidad serán expeditos, costo-efectivos, y ajustados al negocio forestal, para que las empresas puedan ser legales y competitivas.

Se recomienda, además, crear condiciones habilitadoras y capacidades para establecer negocios y cadenas de valor forestal, y ajustar los instrumentos de gestión para que sean aplicables y asumibles por las comunidades, creando opciones para que los recursos forestales se usen bajo estándares de legalidad que garanticen la sostenibilidad del bosque. También diseñar incentivos que fomenten la demanda de madera local y legal, como han sido las políticas de compras públicas desarrolladas en Guatemala, Honduras y Colombia con el apoyo de la FAO. Para aprovechar la ventaja competitiva del sector forestal se debe fortalecer la seguridad jurídica de los negocios, con reglas claras y estables en el tiempo, impulsando sistemas de verificación y trazabilidad que permitan garantizar el origen legal de la madera y obtener información confiable para la toma de decisiones, lo que contribuirá al desarrollo del sector forestal, la generación de riqueza, y aumentar el valor de los bosques productores para garantizar su conservación. A través del programa FAO-UE Flegt el organismo continuará apoyando este tipo de iniciativas para fortalecer la gobernanza forestal en la región.

El autor es oficial forestal de la FAO para América Latina y el Caribe

Edición Impresa