La herencia desigual



Para asegurar que su plan de herencia sea exitoso hay dos claves. La primera es que la misma cumpla con las leyes de Panamá. Para esto recomiendo que consulte con un abogado especializado en temas de sucesión.

La segunda es que cuando redacte su plan, que considere el lado humano/emocional de sus familiares.

Si bien es cierto que esto parece fácil, se debe tener cuidado con esta parte. Digo esto porque hay muchos casos en los cuales se establecen reglas que parecieran ser “justas”, pero en los ojos de los herederos el plan favorece injustamente a una parte. En algunos casos esto se resuelve rápidamente, pero la mayoría de las veces, estas situaciones terminan causando peleas familiares y hasta batallas legales.

El propósito de este artículo es identificar cuáles son los temas que puedan causar problemas para sus herederos y de presentar estrategias para evitarlos.

Empecemos con la “herencia desigual”. En este caso hay dos hijos. La mayor es una doctora exitosa y el menor trabaja, pero vive de “quincena en quincena”. Inicialmente, cuando hablé con los padres me dijeron que querían dejar el 80% de sus bienes a su hijo y 20% a su hija.

De una vez entendí porque estos padres pensaban dejar un “herencia desigual”: simplemente querían cuidar a su hijo. En sus mentes no había problema con esto, ya que a su hija “le estaba yendo bien” y no “necesitaba el dinero”.

Les expliqué que tenían que tener cuidado con esto, ya que desde la perspectiva de su hija, ella podría sentirse “castigada” por su éxito y que esto podría causar un resentimiento entre los hermanos.

También les acordé que la situación de su hija podría cambiar en el futuro por motivo de un divorcio, problemas de salud, etc. Recomendé que hablaran con su hija para ver qué opinaba.

La reacción de la hija fue exactamente lo que habíamos conversado. Ella dijo que no podía creer que después de haber hecho todo lo que sus padres pidieron (estudiar, trabajar, etc.) que ahora iban a “castigarla por su éxito”.

Si se encuentra en una situación similar, recomiendo que hable con sus hijos antes de actuar. Es posible que al hijo “exitoso” no le moleste una “distribución desigual”.

Y si a esta persona no le parece justo, otra opción es dejar todo en “partes iguales”, pero de ayudar a un hijo en vida con regalos pequeños que no serán vistos por los otros como ofensivos. Si esto no funciona, trata de ser creativo.

Conocí a un señor que dejó todo en “partes iguales” y aparte compró una póliza sobre su vida para el hijo que necesitaba más ayuda. Esto funcionó, porque el hermano “exitoso” entendió que no era que su padre le quería dejar menos, sino que estaba cuidando a su hermana.

Entiendo que es difícil tener estas conversaciones; sin embargo, vale la pena. Como siempre le digo a mis clientes: “De qué vale haber creado un patrimonio si al final su familia se destroza peleándose por él”.