TURISMO

El hielo atrae a los pasajeros de cruceros

El hielo atrae a los pasajeros de cruceros
El hielo atrae a los pasajeros de cruceros

En un mundo en calentamiento, los niveles más altos de la industria de los cruceros se centran en temperaturas más bajas. No, no son los pioneros ecológicos de la industria de viajes (aunque los nuevos barcos contaminan mucho menos que sus predecesores). En cambio, están construyendo barcos para la Antártida, el Ártico y cualquier lugar donde el hielo glacial, en lugar del calor tropical, sea la atracción principal.

A diferencia de la primera generación de rompehielos y el puñado de barcos de expedición pioneros que comenzaron a romper el molde en los últimos años, esta nueva generación de barcos polares es más pequeña, más ágil y mucho más cómoda.

“Las expectativas de la gente han cambiado“, asegura Bob Simpson, vicepresidente de expedición del operador turístico de lujo Abercrombie & Kent, que alquila dos barcos de la línea francesa Ponante para navegar en los mares Antártico y Ártico, incluido el Paso del Noroeste entre los océanos Atlántico y Pacífico. “No se podía poner al viajero de lujo de hoy en una cabina de 105 pies cuadrados con una cama doble y un ojo de buey”.

Por el contrario, los barcos de hoy tienen un ambiente de champán en hielo, en el hielo. Tienen todas las comodidades de un hotel de primera clase, que incluye camas extra grandes, además de helicópteros y submarinos que permiten a los pasajeros disfrutar de paisajes inaccesibles desde arriba y bajo el mar. El desafío: algunos itinerarios se sienten como una carrera contra el cambio climático, ya sea el Sermeq Kujalleq en Groenlandia o el glaciar en retroceso visible desde la estación de Palmer en la Antártida.

Este año, la línea australiana Scenic llamó la atención con el debut de la serie de clase polar Scenic Eclipse.

Edición Impresa